Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Por primera vez los egipcios votan en una elección presidencial libre

EL CAIRO (AP) — Después de toda una vida sin decidir quién los gobernaría, los egipcios se lanzaron este miércoles con entusiasmo a la incertidumbre de las primeras elecciones disputadas en el mundo árabe. Hasta el último minuto, los votantes enfrentaron unos comicios polarizados entre laicos con raíces en la antigua autocracia de Hosni Mubarak e islamistas que tienen la esperanza de infundirle religión al Estado.


Publicidad

Las opciones en competencia han provocado entre muchos preocupaciones sobre qué tipo de democracia surgirá en Egipto. Y el resultado final, que posiblemente sólo se conozca después de una segunda vuelta el próximo mes, abrirá un nuevo capítulo de lucha política.

Sin embargo, en las filas para acudir a las urnas, los votantes estaban evidentemente emocionados por la oportunidad de decidir el camino de su país en los comicios, que son el fruto de la impresionante revuelta popular del año pasado que derrocó a Mubarak después de 29 años en el poder. Durante los últimos 60 años, los mandatarios egipcios se han presentado a las elecciones sin opositores, muchas veces afianzados en referendos para decir sí o no en los que a pocos les importaba participar.

Mohammed Salah, de 26 años, salió sonriente de un puesto de votación donde acababa de depositar su voto. “Antes, solían hacerse cargo de esto en mi lugar”, dijo. “Hoy, he decidido por mí”.

Medhat Ibrahim, de 58 años, quien sufre de cáncer, tenía lágrimas en los ojos. “Podría morirme en solo unos meses, por lo cual vine con mis hijos, para que ellos puedan vivir”, destacó emocionado mientras esperaba para votar en un distrito pobre del sur de El Cairo. “Queremos vivir mejor, como seres humanos”, agregó.

Los votantes de esta nación de 82 millones de habitantes tenían la opción de elegir entre 13 candidatos. Unos 50 millones de personas tienen derecho de votar.

Pero la batalla real es entre cuatro candidatos: dos islamistas, Mohammed Morsi y Abdel-Moneim Abolfotoh, y dos seculares, el ex primer ministro de Mubarak, Ahmed Shafiq, y el ex canciller Amr Moussa.

Se prevé que no habrá un ganador en las elecciones de dos días que iniciaron hoy. Por ello se ha programado una segunda vuelta con los dos primeros candidatos el 16 y 17 de junio. El ganador será anunciado el 21 de junio. Se espera que los resultados oficiales de la primera ronda se den a conocer el 29 de mayo.

“Se trata de un milagro”, comentó Selwa Abdel-Malik, una cristiana copta de 60 años que vive en Alejandría, la ciudad portuaria del norte sobre el Mar Mediterráneo mientras se aprestaba a votar. “Y es un hermoso sentimiento también”.

El próximo presidente de Egipto será el quinto desde que la monarquía fue derrocada después de un golpe en 1952 que dio paso a seis décadas de un régimen militar o gobierno de facto. Al igual que sus tres predecesores —Anwar Sadat, Gamal Abdel-Nasser y Mohammed Naguib — Mubarak tenía formación militar.

Muchos de los candidatos en la contienda han pedido enmienda al tratado de paz con Israel de 1979 que muchos egipcios perciben como su enemigo número uno.