Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Cinco muertos tras estrellarse un avión en Congo

Al menos cinco personas murieron este lunes al estrellarse un avión en una zona residencial de la ciudad de Goma, en el este de la República Democrática del Congo (RDC), aunque se temen más fallecidos, informó Radio Okapi, emisora promovida por la ONU.


Publicidad

Al parecer, el aparato, un Fokker 50 de la aerolínea congoleña Compañía Africana de Aviación (CAA) con unos treinta pasajeros a bordo, se estrelló a las 16h55 GMT cuando efectuaba la maniobra de aterrizaje en condiciones meteorológicas adversas.

De momento, cinco cadáveres han sido rescatados de los restos del avión, que ha quedado totalmente destruido, y tres supervivientes han sido evacuados a un hospital.

Los servicios de protección civil están teniendo dificultades para encontrar a otros pasajeros a causa de la oscuridad y la falta de equipo adecuado, precisó la citada fuente.

La aeronave, que cayó sobre una casa en una zona residencial cercana a la sede de la Comisión Electoral Nacional Independiente, cubría la ruta entre la ciudad de Lodja (centro de la RDC) y Goma, capital de la provincia de Kivu del Norte, fronteriza con Ruanda.

La RDC tiente un mal historial en materia de seguridad aérea debido a que muchas compañías usan aviones viejos y los aeropuertos carecen de equipos modernos.

En febrero de 2012, cinco personas murieron en Bukavu (este) en un accidente de aviación, entre ellos Mwanke Katumba, consejero de Política y Seguridad del presidente de la República Democrática del Congo, Joseph Kabila.

Pero mucho peor resultó el accidente ocurrido en julio de 2011, en el que 127 personas murieron al estrellarse un aparato en el aeropuerto internacional de Kisangani (noreste de la RDC).

El avión siniestrado en Kisangani pertenecía a la aerolínea Hewa Bora, que figura en la “lista negra” de aerolíneas que tienen prohibido operar en la Unión Europea (UE), a causa de las dudas que existen sobre su seguridad. EFE