Ecuador. domingo 10 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Faluya cae en manos de grupo vinculado a Al Qaeda

BAGDAD (AP) — El centro de la ciudad de Faluya cayó por completo en manos de combatientes de una organización vinculada con Al-Qaeda, dijo el sábado la policía iraquí, en una victoria más para el grupo extremista en toda la región en los últimos días.

Dolientes y milicianos suníes corean lemas el sábado, 4 de enero del 2014, contra el gobierno de Irak durante el funeral de un hombre muerto cuando estallaron choques entre pistoleros de al-Qaida y el ejército iraquí el viernes en Faluya, 65 kilómetros (40 millas) al oeste de Bagdad. (Foto AP)

BAGDAD (AP) — El centro de la ciudad de Faluya cayó por completo en manos de combatientes de una organización vinculada con Al-Qaeda, dijo el sábado la policía iraquí, en una victoria más para el grupo extremista en toda la región en los últimos días.


Publicidad

La organización, llamada Estado Islámico de Iraq y el Levante (EIIL), es también una de las unidades rebeldes más fuertes en Siria. En los territorios que controla, ha impuesto una versión estricta de la ley islámica y ha secuestrado y matado a todo el que considere crítico de su gobierno. También el sábado, el EIIL se atribuyó la responsabilidad por un ataque suicida con coche bomba en un barrio de mayoría chií en Líbano.

La policía debió abandonar el centro de la ciudad y reagruparse en los límites, informó Hadi Razeij, jefe de la policía de la provincia de Anbar.

“Los muros de la ciudad están en manos de la policía, pero la gente de Faluya es prisionera del EIIL“, dijo, en declaraciones a la televisora al-Arabiya.

Faluya, junto con la capital provincial Ramadi, eran bastiones de las milicias suníes durante la guerra tras la invasión estadounidense. Milicianos de al-Qaida básicamente tomaron las dos ciudades la última semana y han estado rechazando incursiones de las fuerzas del gobierno.

El departamento de Estado de Estados Unidos expresó su preocupación en una declaración, en la que dijo que continuará colaborado con las autoridades iraquíes y sus aliados tribales “para derrotar a nuestro enemigo común”.

“Estamos además en contacto con líderes tribales de la provincia de Anbar, quienes están mostrando gran coraje en su lucha para expulsar a esos grupos terroristas de sus ciudades”, dijo la portavoz del departamento Marie Harf.

Tropas del gobierno, respaldadas por milicias tribales suníes opuestas a al-Qaida, han sitiado Faluya durante varios días y han ingresado a partes de Ramadi. El viernes, las fuerzas iraquíes bombardearon con artillería posiciones de los extremistas en las afueras de Faluya, dijo un funcionario militar, que habló bajo condición de anonimato por no estaba autorizado a hablar con la prensa.

La provincia de Anbar, una vasta área desierta junto a las fronteras con Jordania y Siria, de población casi completamente suní, fue el corazón de la rebelión de esa secta contra las tropas estadounidenses y el gobierno iraquí tras la invasión estadounidense de 2003 que derrocó a Saddam Hussein. La insurgencia fue alimentada por la furia de una comunidad desalojada del poder de que gozó bajo el gobierno de Saddam y por al ascenso de los chiíes. Fue entonces que al-Qaida estableció su filial en el país.

Faluya ganó notoriedad entre los estadounidenses cuando milicianos sunníes en 2004 mataron a cuatro contratistas de seguridad norteamericanos y colgaron sus cadáveres quemados de un puente.

En un discurso en Bagdad, el primer ministro Nuri al-Maliki dijo que las fuerzas del gobierno van a proseguir sus operaciones para expulsar a los extremistas de la provincia.

“No vamos a retirarnos hasta que eliminemos a esa pandilla y libremos al pueblo de Anbar de sus actos malévolos”, dijo. “La gente en Anbar le pidió ayuda al gobierno. Nos llamaron para que les rescatemos de los terroristas”-

___

La periodista de The Associated Press Deb Riechmann en Washington contribuyó a este despacho. Dolientes y milicianos suníes corean lemas el sábado, 4 de enero del 2014, contra el gobierno de Irak durante el funeral de un hombre muerto cuando estallaron choques entre pistoleros de al-Qaida y el ejército iraquí el viernes en Faluya, 65 kilómetros (40 millas) al oeste de Bagdad. (Foto AP)