Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Duras críticas a Obama en libro del exsecretario de Defensa

Washington, 7 ene (EFE).- El exsecretario de Defensa de EE.UU. Robert Gates afirma en su nuevo libro de memorias que el presidente estadounidense, Barack Obama, su jefe durante más de dos años, no creía en su propia estrategia para Afganistán y desconfiaba del consejo de sus asesores militares, según extractos adelantados hoy.

Washington, 7 ene (EFE).- El exsecretario de Defensa de EE.UU. Robert Gates afirma en su nuevo libro de memorias que el presidente estadounidense, Barack Obama, su jefe durante más de dos años, no creía en su propia estrategia para Afganistán y desconfiaba del consejo de sus asesores militares, según extractos adelantados hoy.


Publicidad

Gates, que fue el último secretario de Defensa en la administración del expresidente George W. Bush y continuó en el cargo bajo Obama hasta junio de 2011, describe su relación con ambos líderes en su libro “Deber: Memorias de un Secretario de Defensa en Guerra”, que sale a la venta el próximo martes 14 de enero.

A comienzos de 2010, Gates ya tenía claro que Obama “no cree en su propia estrategia (para la guerra de Afganistán) y no considera que esta guerra sea suya”, de acuerdo con extractos publicados por el diario Washington Post.

“Para él, esto sólo se trata de salir (de Afganistán)”, agrega Gates en el libro.

El mandatario “era escéptico, por no decir que estaba absolutamente convencido”, de que la estrategia que él mismo había trazado para Afganistán “fracasaría”, asegura el exfuncionario.

“Muy pronto en la administración de Obama, la sospecha y la desconfianza en los altos funcionarios militares por parte de altos funcionarios de la Casa Blanca -incluido el presidente y el vicepresidente- se convirtió en un gran problema para mí a medida que trataba de gestionar la relación entre el comandante en jefe y los líderes militares”, escribe el exjefe del Pentágono.

Gates recuerda su frustración durante un encuentro en particular del Consejo de Seguridad Nacional en marzo de 2011, cuando Obama mostró su enfado con los militares por filtraciones a la prensa, en una aparente acusación al general encargado de dirigir la estrategia en Afganistán, David Petraeus.

“Recuerdo que pensé: el presidente no confía en su comandante (Petraeus), no soporta a (el presidente de Afganistán, Hamid) Karzai y no cree en su propia estrategia” indica Gates.

“Nunca dudé del apoyo de Obama a las tropas, sólo de su apoyo a su misión”, señala Gates al recordar las decisiones del mandatario de enviar 30.000 soldados más a Afganistán en 2010 y comenzar la retirada a mediados de 2011.

El exfuncionario, que también fue director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), se muestra especialmente irritado por la “microgestión” de la Casa Blanca, su tendencia a tomar decisiones sin tomar en cuenta el consejo del Pentágono.

“La Casa Blanca de Obama es de lejos la más centralizada y controladora en seguridad nacional de todas las que he visto desde que Richard Nixon y Henry Kissinger llevaban el timón”, sostiene Gates, que trabajó bajo ocho presidentes.

Según Gates, la exsecretaria de Estado Hillary Clinton y el exdirector de la CIA Leon Panetta compartían su impresión en ese sentido, pero él nunca se lo comunicó al propio Obama.

En el libro, el exfuncionario también asegura que Hillary Clinton confesó una vez, durante una conversación con Obama, que su decisión de votar contra el aumento de tropas en Irak en 2007 fue políticamente motivada, debido a que sabía que se enfrentaría al futuro presidente en las elecciones primarias el año siguiente.

Obama respondió “vagamente” que él también había votado guiado por motivos políticos, algo que “consternó” a Gates.

Pese a sus reproches, Gates sorprende al afirmar hacia el final del libro que cree que Obama “hizo lo correcto en cada una de las decisiones” que tomó en Afganistán, una contradicción con la que quizá busca suavizar una voz crítica que se escucha poco entre los exsubordinados de un presidente que aún está en el poder. EFE