Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Civiles armados y federales chocan en estado mexicano de Michoacán

México (AP) — Los grupos de civiles armados que desafían la autoridad del gobierno en el anárquico estado de Michoacán se aferraron el miércoles a sus armas, mientras las autoridades federales batallaban para controlar un monstruo que ayudaron a crear: milicias ciudadanas que surgieron entre los agricultores y recolectores de limones para combatir un cártel narcotraficante.

México (AP) — Los grupos de civiles armados que desafían la autoridad del gobierno en el anárquico estado de Michoacán se aferraron el miércoles a sus armas, mientras las autoridades federales batallaban para controlar un monstruo que ayudaron a crear: milicias ciudadanas que surgieron entre los agricultores y recolectores de limones para combatir un cártel narcotraficante.


Publicidad

El secretario de Gobernación (ministro del Interior) Miguel Angel Osorio Chong instó el lunes a las autodefensas a abandonar las armas y volver a casa. Pero un nuevo acuerdo con estos grupos les dejó mantener su territorio y sus armas, incluyendo fusiles de asalto de alto calibre que bajo las leyes mexicanas solo pueden ser utilizados por los militares.

El hecho de que tuvieran esas armas se derivó de la tolerancia, quizá incluso el estímulo, de un movimiento que se extendió por la llamada Tierra Caliente de Michoacán en los últimos meses. Los ciudadanos han desafiado el dominio de un cártel de las drogas con ideología seudorreligiosa que las propias autoridades no han sido capaces de arrancar de raíz.

“Lo que se generó fue un Frankenstein. Se les salió de control”, dijo Erubiel Tirado, especialista en las relaciones entre civiles y militares de la Universidad Iberoamericana, en lo que calificó como una estrategia esquizofrénica que permite a la población civil hacer el “trabajo sucio” del gobierno.

El gobierno envió a sus fuerzas el lunes con la promesa de restaurar el orden, después de días de violentos enfrentamientos entre el cártel de los Caballeros Templarios y los grupos de autodefensa que avanzaban, pueblo por pueblo, hacia el centro agrícola de Apatzingán, considerado el bastión del cártel.

Sin embargo, muchos residentes simplemente se encogían de hombros ante la exhibición de fuerza. Ellos han visto ir y venir a las fuerzas federales desde que el gobierno anterior lanzó en 2006 una guerra contra los cárteles en Michoacán que no logró desbancarlos.

El gobierno del presidente Enrique Peña Nieto no quiere repetir la estrategia de ataque frontal de su predecesor Felipe Calderón, que se fue haciendo cada vez más sangrienta e impopular con el paso del tiempo.

* Foto de Portada: Policías federales llegan hasta el lugar donde incendiaron una farmacia  en Apatzingán, en el estado de Michoacán, México, el miércoles 15 de enero de 2014. (AP Foto/Eduardo Verdugo)

Policías y soldados federales montan guardia en Apatzingán, México, el miércoles 15 de enero de 2014. (AP Foto/Eduardo Verdugo)

Policías y soldados federales montan guardia en Apatzingán, México, el miércoles 15 de enero de 2014. (AP Foto/Eduardo Verdugo)

La policía federal patrulla la entrada de Apatzingán, México, el martes 14 de enero de 2014. Soldados y policías federales mantenían una tensa confrontación con autodefensas el martes después que una nueva campaña del gobierno por detener la violencia en el occidental estado de Michoacán cobró varias vidas. (Foto AP/Eduardo Verdugo)

La policía federal patrulla la entrada de Apatzingán, México, el martes 14 de enero de 2014. Soldados y policías federales mantenían una tensa confrontación con autodefensas el martes después que una nueva campaña del gobierno por detener la violencia en el occidental estado de Michoacán cobró varias vidas. (Foto AP/Eduardo Verdugo)

Una empleada municipal observa desde el Ayuntamiento mientras un cordón de soldados custodia el edificio en Apatzingán, México, el martes 14 de enero de 2014. Soldados y policías federales mantenían una tensa confrontación con autodefensas el martes después que una nueva campaña del gobierno por detener la violencia en el occidental estado de Michoacán cobró varias vidas. (Foto AP/Eduardo Verdugo)

Una empleada municipal observa desde el Ayuntamiento mientras un cordón de soldados custodia el edificio en Apatzingán, México, el martes 14 de enero de 2014. Soldados y policías federales mantenían una tensa confrontación con autodefensas el martes después que una nueva campaña del gobierno por detener la violencia en el occidental estado de Michoacán cobró varias vidas. (Foto AP/Eduardo Verdugo)

Un hombre armado que integra las autodefensas de Michoacán controla la entrada a Antúnez, México, el martes 14 de enero de 2014. El gobierno de México comenzó un nuevo intento por sofocar la violencia generada por enfrentamientos entre grupos de autodefensas y un cartel de drogas en el estado de Michoacán, pero el plan se vio manchado el martes tras una confrontación entre soldados y civiles que según testigos estaban desarmados. (AP foto/Eduardo Verdugo)

Un hombre armado que integra las autodefensas de Michoacán controla la entrada a Antúnez, México, el martes 14 de enero de 2014. El gobierno de México comenzó un nuevo intento por sofocar la violencia generada por enfrentamientos entre grupos de autodefensas y un cartel de drogas en el estado de Michoacán, pero el plan se vio manchado el martes tras una confrontación entre soldados y civiles que según testigos estaban desarmados. (AP foto/Eduardo Verdugo)

Hombres armados que integran las autodefensas de Michoacán controlan la entrada a Antúnez, México, el martes 14 de enero de 2014. El gobierno de México comenzó un nuevo intento por sofocar la violencia generada por enfrentamientos entre grupos de autodefensas y un cartel de drogas en el estado de Michoacán, pero el plan se vio manchado el martes tras una confrontación entre soldados y civiles que según testigos estaban desarmados. (AP foto/Eduardo Verdugo)

Hombres armados que integran las autodefensas de Michoacán controlan la entrada a Antúnez, México, el martes 14 de enero de 2014. El gobierno de México comenzó un nuevo intento por sofocar la violencia generada por enfrentamientos entre grupos de autodefensas y un cartel de drogas en el estado de Michoacán, pero el plan se vio manchado el martes tras una confrontación entre soldados y civiles que según testigos estaban desarmados. (AP foto/Eduardo Verdugo)

Un hombre armado que integra las autodefensas de Michoacán controla la entrada a Antúnez, México, el martes 14 de enero de 2014. El gobierno de México comenzó un nuevo intento por sofocar la violencia generada por enfrentamientos entre grupos de autodefensas y un cartel de drogas en el estado de Michoacán, pero el plan se vio manchado el martes tras una confrontación entre soldados y civiles que según testigos estaban desarmados. (AP foto/Eduardo Verdugo)

Un hombre armado que integra las autodefensas de Michoacán controla la entrada a Antúnez, México, el martes 14 de enero de 2014. El gobierno de México comenzó un nuevo intento por sofocar la violencia generada por enfrentamientos entre grupos de autodefensas y un cartel de drogas en el estado de Michoacán, pero el plan se vio manchado el martes tras una confrontación entre soldados y civiles que según testigos estaban desarmados. (AP foto/Eduardo Verdugo)