Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Reelección de Al Asad no acarreará cambios políticos en Siria

Beirut, 6 jun (EFE).- La reelección del presidente Bachar al Asad en los comicios en Siria no supondrá grandes cambios políticos o militares en el país, según analistas, aunque la oposición armada ha amenazado con una escalada de los ataques contra el régimen.


Publicidad

“A lo mejor habrá alguna remodelación mínima en el Gobierno, en algunas carteras, pero poco más”, consideró el experto del centro de investigación Carnegie de Oriente Medio, Yezid Sayigh.

Al Asad ganó con el 88,7 % de los votos unas elecciones que contaron con una participación del 73,42 % y que únicamente se celebraron en las zonas bajo control de las autoridades.

Sayigh afirmó, en declaraciones a Efe, que estos comicios servirán solo para consolidar el régimen, después de que políticamente pasara su peor momento al comienzo del conflicto.

Actualmente, “Siria se encuentra estancada en una fragmentación, que no significa que el país esté dividido, sino que hay combates en cada barrio, pueblo y ciudad”, agregó.

En su opinión, esta situación se va a mantener porque el régimen, pese a su superioridad castrense, no ha sido capaz de derrotar a los rebeldes en más de tres años de guerra.

Esto es debido a que las autoridades sirias dependen de mercenarios y de efectivos extranjeros como milicias iraníes, ya que el Ejército nacional es corrupto y el Estado, burocrático, explicó Sayigh.

Ante esta parálisis en la batalla, es complicado que a corto plazo haya negociaciones entre el Ejecutivo y la oposición, porque ninguna de las dos partes está preparada, así como ninguno de los actores externos implicados en el conflicto.

“Ahora mismo, la relación entre EEUU y Rusia está bajo mínimos”, recordó el experto.

Aunque ahora mismo la reanudación de las conversaciones de paz sea complicada, el profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Americana de Beirut (AUB), Hilal Jashan, está convencido de que la solución a la guerra en Siria será política.

“Las elecciones no suponen ningún cambio en este conflicto, que será arreglado de forma política. Aun así, las dos partes dependen de la situación sobre el terreno para tener una posición fuerte para negociar”, subrayó a Efe.

Consciente de esto, la principal alianza opositora, la Coalición Nacional Siria (CNFROS), hizo ayer hincapié en la necesidad de que la comunidad internacional suministre ayuda a los insurgentes.

En un comunicado, explicó que la asistencia serviría “para cambiar el equilibrio de fuerzas en la batalla y para que el régimen de Al Asad cumpla con los acuerdos internacionales que sirven de base para hallar una solución política al conflicto”.

En esa línea, el Ejército Libre Sirio (ELS) ha anunciado que en las próximas semanas aumentará los ataques contra las fuerzas del régimen en distintos puntos de Siria.

Frente a sus opositores, el Gobierno de Damasco ha advertido justo después del triunfo de Al Asad que la lucha contra “el terrorismo continúa”.

No obstante, ha anunciado que intentará conseguir acuerdos de reconciliación en áreas concretas, como ha hecho en el pasado en localidades como en Homs, donde los rebeldes se replegaron del centro tras un pacto con las autoridades.

En los últimos meses, los efectivos gubernamentales han experimentado avances, como la recuperación del control de la región de Al Qalamún, fronteriza con el Líbano, o de áreas al norte de la ciudad de Alepo, entre otros progresos.

Jashan explicó que “Al Asad ha avanzado en la batalla porque quiere estar fuerte para abrir una negociación y con las elecciones pretende demostrar que tiene mandato para gobernar”.

A su juicio, la solución al conflicto sirio no supondrá la eliminación del régimen sirio porque Occidente no está dispuesto a entregar armas a los opositores que puedan cambiar el balance en la lucha. EFE