Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

EEUU captura supuesto líder de matanza en consulado en Bengasi

Ataque contra el consulado norteamericano en Bengasi. Foto de Archivo, La República.

Washington, 17 jun (EFE).- Estados Unidos anunció hoy la captura en una operación secreta del que considera el principal sospechoso del ataque contra su consulado en Bengasi (este de Libia) en septiembre de 2012, una victoria para Barack Obama, criticado por no haber actuado con rapidez tras la tragedia.


Publicidad

La operación conjunta de fuerzas especiales y miembros de la policía federal (FBI), que según el Pentágono se llevó a cabo la tarde del domingo, se saldó con la captura de Ahmed Abu Khatallah (pronunciado Jatala), supuesto líder regional de grupo terrorista islámico Ansar al Sharia.

Khatallah fue acusado el año pasado por el Departamento de Justicia de tres cargos, entre ellos la muerte de una persona en el curso de un ataque a una instalación gubernamental, relacionados con la matanza del 11 de septiembre en el consulado de Bengasi.

En el asedio fallecieron varios libios, el embajador estadounidense en Libia, Chris Stevens, el encargado de seguridad del Departamento de Estado Sean Smith, y dos contratistas de la CIA, Tyrone Woods o Glen Doherty.

El presidente Barack Obama calificó hoy a Khatallah como “uno de los supuestos cerebros” detrás del ataque armado contra el complejo consular de Bengasi y aseguró que caerá sobre él “todo el peso del sistema de justicia estadounidense”.

Obama afirmó que la captura de Khatallah, de unos 43 años, “manda un mensaje claro: que cuando se ataca a estadounidenses, no importa el tiempo que lleve, vamos a dar con los responsables y llevarlos ante la Justicia”.

Khatallah concedió varias entrevistas a medios estadounidenses poco después del ataque y reconoció haber estado presente en el consulado poco después del ataque, así como sus ideas islamistas radicales, que le llevaron a estar preso durante la dictadura del derrocado Muamar al Gadafi.

No obstante, negó haber dirigido o participado en el intercambio de disparos que desembocó en la toma de las instalaciones y la muerte de los cuatro estadounidenses, una tragedia para EE.UU. que desató críticas contra Obama, contra su equipo de seguridad y contra la entonces secretaria de Estado, Hillary Clinton.

El detenido se encuentra de camino a Estados Unidos, donde será formalmente imputado ante un tribunal estadounidense, como ya sucedió recientemente con Abu Anas al Libi, capturado en febrero en Trípoli y procesado en un tribunal de Nueva York por los atentados a las embajadas estadounidenses en Kenia y Tanzania de 1998.

El fiscal general, Eric Holder, dijo en un comunicado que el Departamento de Justicia podría imputar a Khatallah más cargos y aseguró que “la investigación continuará para identificar y arrestar a cualquiera de sus cómplices”.

“Desde el día del ataque hemos llevado a cabo una investigación concienzuda y por varios continentes para dar con los responsables”, explicó Holder, quien consideró la captura como un ejemplo de que “la memoria de nuestra nación es duradera y nuestro alcance lejano”.

La captura coincide con el inicio de una nueva investigación en el Congreso por el ataque de Bengasi, que ha sido utilizado por los republicanos como plataforma para criticar a Obama y a su equipo por no responder con premura ni durante ni después del incidente.

La operación contó con la participación del FBI, agencia encargada de investigar el ataque, el primero desde 1979 que acababa con la vida de un embajador estadounidense en acto de servicio.

El Pentágono aseguró que no hubo víctimas civiles ni militares durante la operación secreta y que el gobierno libio fue notificado de la misión, que tuvo lugar “cerca de Bengasi” y fue ejecutada unilateralmente por EE.UU., según indicó el portavoz del Departamento de Defensa, el contraalmirante John Kirby.

Kirby indicó que la misión “implicó mucha planificación” para identificar adecuadamente y capturar a un sospechoso que “intentaba evadir su captura”. EFE
___
En esta foto del 11 de septiembre de 2012, obtenida de un video, aparece el cadáver del embajador estadounidense en Libia, Chris Stevens. El sábado 22 de diciembre, el FBI interrogó al único sospechoso del ataque contra el consulado en Bengasi, donde pereció el embajador (AP Foto/Fahd al-Bakoush, archivo)