Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Informe cifra en 5.000 los combatientes extranjeros en Siria

Madrid, 15 jul (EFE).- El Gobierno español ve prioritario para la seguridad nacional el combate contra el terrorismo yihadista, alerta del riesgo de que regresen al país terroristas formados en Siria o Mali y cifra en 5.000 los combatientes extranjeros en el primer país, de los que entre 450 y 700 tendrían pasaporte europeo.


Publicidad

El Ejecutivo español presentó hoy ante el Congreso de los Diputados el informe anual de seguridad nacional 2013, en el que se apunta que el terrorismo yihadista “continúa siendo una de las principales amenazas” para España.

“Combatirlo en todas sus dimensiones es y seguirá siendo una de las principales prioridades del Gobierno”, apuntó el jefe de Gabinete de la Presidencia del Gobierno, Jorge Moragas, que fue el encargado de presentarlo ante los parlamentarios.

Explicó que hay unos 5.000 combatientes extranjeros en territorio sirio, de los que entre 450 y 700 tendrían pasaporte europeo.

El número de españoles “no se conoce con exactitud” debido precisamente a la ilegalidad de sus desplazamientos, pero podría ser “de varias decenas”, indicó Moragas.

El riesgo, ha indicado, se centra en el retorno “de estos individuos”, una vez “alcanzados los conocimientos técnicos y el nivel de radicalización necesarios” y la posibilidad de que puedan atentar en territorio español.

El informe incide precisamente en las operaciones que, en 2013, se dirigieron contra los mecanismos de captación y financiación de organizaciones terroristas, así como el desarrollo de un plan estratégico de lucha contra la radicalización violenta.

Moragas destacó el incremento “significativo” de las detenciones en la lucha antiterrorista -90 en 2013 frente a 28 en 2012- así como el descenso en la actividad terrorista.

El informe señala la amenaza de los ciberataques, la del crimen organizado o la de la presión migratoria en los países que, como España, son frontera sur de Europa.

Aseguró que España defiende que la Unión Europea “actúe con responsabilidad y solidaridad, tanto política como financieramente” hacia estos países, lo que no impide la “importante labor” humanitaria de acogida de los inmigrantes que hace España.

El informe revela que en 2013 se redujo en un 15 por ciento la llegada de inmigrantes a las costas españoles, pero aumentó en un 48 por ciento el número de inmigrantes que llegaron por la frontera terrestre a Ceuta y Melilla, ciudades españolas en el norte de África.

Moragas explicó que el informe menciona el riesgo de grupos de ideologías extremas y, en concreto, anarquistas, debido a que su presencia “se ha podido constatar” en disturbios durante manifestaciones en 2013.

En el documento se dice que la organización terrorista ETA “no tiene intención de disolverse sino que pretende perpetuarse como agente político e impulsar y favorecer” la actividad de la izquierda independentista.

Autora de 856 asesinatos desde 1960 en su estrategia para reclamar la independencia del País Vasco (norte) de España, la banda terrorista ETA anunció el cese definitivo de su actividad armada en octubre de 2011

El informe constata que ETA está muy debilitada y que el cese de la actividad terrorista “parece firme, sin contestación interna ni riesgo de escisión a corto plazo”, aunque añade que la organización “intentará potenciar su aparato político y mantener neutralizado el militar”. EFE