Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Se aceleran las investigaciones para producir una vacuna contra el ébola

Esta fotografía proporcionada por los Centros para el Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) muestra un virus del ébola.(Foto AP/CDC)

Ginebra, 21 oct (EFE).- Las investigaciones para producir vacunas contra el ébola se aceleran en varios países, con ensayos clínicos que han comenzado o están a punto de hacerlo y otras pruebas previstas para la primera parte del próximo año.


Publicidad

La responsable en la Organización Mundial de la Salud (OMS), Marie Paule Kieny, confirmó hoy que en diciembre se tendrán los resultados de los ensayos con las dos vacunas más avanzadas, que de ser positivos permitirán su envío a partir de enero a los tres países africanos afectados.

El virus del Ébola circula de manera intensa en Liberia, Sierra Leona y Guinea, donde la OMS espera poder pasar a una segunda fase de ensayos clínicos, a mayor escala, a principios de 2015.

El último recuento de casos indica que hay 9.191 infectados, de los cuales 4.546 han muerto.

Kieny reveló que prácticamente la mitad de los ensayos con la vacuna NIAID/GSK, desarrollada por la farmacéutica GlaxoSmithKline; y con la VSV-EBOV, producida por la Agencia de Salud Pública de Canadá, tendrán lugar en Suiza, en las ciudades de Lausana y Ginebra, respectivamente.

El resto de voluntarios estará en Estados Unidos, Reino Unido, Alemania y algunos países africanos -distintos a los afectados- que han aceptado participar en la prueba.

Además, compañías y laboratorios en distintos países intentan avanzar en vacunas propias, dijo Kieny.

Entre ellas están las que necesitarían dosis subsecuentes de dos vacunas complementarias, que está desarrollando la firma Johnson & Johnson, que -dijo Kieny- se espera pueda entrarán en fase de ensayos clínicos en enero, al igual que una vacuna de DNA en la que se trabaja en Estados Unidos.

La experta reveló también que hay otros laboratorios que trabajan en un tipo de vacuna producida en células de insectos y que podría probarse durante el primer trimestre de 2015.

Kieny dijo que Rusia trabaja igualmente en el desarrollo de otra vacuna, aunque en este caso agregó que está a la espera de aclarar distintas informaciones con las autoridades para ver si se podrá probar en algún momento y con qué cantidad se podría contar.

Sobre la política que se aplica en los ensayos clínicos, Kieny aclaró que los voluntarios no son remunerados por su participación, pero sí se les reembolsan los gastos o ingresos perdidos por esta razón, como ocurre si tienen que pedir días libres en sus trabajos.

El objetivo de la primera fase de ensayos con las vacunas candidatas es garantizar que son seguras para los seres humanos y determinar su inmunogenicidad, es decir si realmente producen algún tipo de respuesta inmunológica en el organismo.

Asimismo, las pruebas iniciales con unos 250 voluntarios por cada vacuna permitirán establecer qué dosis se requiere.

Sin embargo, esos factores no serán suficientes para determinar que una o más vacunas funcionan, ya que su eficacia sólo podrá ser determinada en una segunda fase que incluya a muchos más voluntarios expuestos al virus del Ébola en los tres países donde circula.

Por ello, Kieny, quien también es sudirectora general de la OMS, reconoció que aunque las vacunas sean eficaces, tomará “meses” contener y dar por finalizada la epidemia de ébola.

Asimismo, enfatizó que nada de esto supone que haya campañas masivas de vacunación, al menos en el corto plazo.

“Hay muchas suposiciones, no sabemos si (las vacunas) son seguras, si funcionan y, si funcionan, si son eficaces al 100 por ciento, lo que es raro. La vacuna contra el sarampión lo es al 98 por ciento, la del rotavirus al 40 por ciento”, explicó.

Por el momento, se asume que el desarrollo a gran escala de una o más vacunas fiables será financiado por los países que contribuyen actualmente para detener la epidemia, así como por Gavi, una alianza global de vacunas con donantes públicos y privados.

En cualquier caso, Kieny adelantó que la producción a gran escala de vacunas requerirá de una inversión de “cientos de millones” de dólares, independientemente de si el precio de cada dosis es de algunos centavos o de algunas unidades de dólar. EFE