Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Suecia reconoce a Palestina como Estado para impulsar el proceso de paz

La ministra sueca de Exteriores, Margot Wallström, ofrece una rueda de prensa en la sede del gobierno en Estocolmo (Suecia) hoy, jueves 30 de octubre de 2014. La decisión del Gobierno de Suecia de reconocer hoy a Palestina como estado independiente es un acto de "responsabilidad" que busca impulsar el proceso de paz en Oriente Medio, señaló la ministra de Exteriores sueca, Margot Wallström. EFE/Annika Af Klercker

Copenhague, 30 oct (EFE).- El Gobierno de centroizquierda sueco reconoció hoy a Palestina como Estado independiente, una decisión esperada y que Estocolmo considera un acto de “responsabilidad” para impulsar el proceso de paz en Oriente Medio.


Publicidad

La declaración adoptada por el Gobierno en minoría entre socialdemócratas y ecologistas pretende igualar a las dos partes en el conflicto, apoyar a las fuerzas moderadas en Palestina y contribuir a aumentar la esperanza en una situación que Estocolmo califica de “crítica”.

Con esta decisión Suecia se convierte en el primer país miembro de la Unión Europea que da ese paso, aunque otros Estados lo hicieron antes de ingresar en la UE.

Suecia aprobó además aumentar la ayuda a la creación de un estado palestino a 1.500 millones de coronas suecas (161 millones de euros) los próximos cinco años, un 50 % más que la partida inicial, sin contar la ayuda humanitaria.

“El Gobierno sueco ha decidido hoy reconocer a Palestina como Estado. La razón principal es que considera que se cumplen los criterios del derecho internacional para reconocer estados. Hay un territorio, una población y un gobierno”, declaró la ministra sueca de Exteriores, Margot Wallström.

En una comparecencia posterior a la reunión del gabinete en la que fue aprobada la declaración, Wallström rechazó que fuera una decisión precipitada y aludió al “estancamiento” de la situación.

“No es demasiado pronto, el riesgo es más bien que sea demasiado tarde. Tenemos una responsabilidad de enviar una señal de que aún creemos en una solución de dos estados y que el mundo no los ha olvidado. Queremos dar a los jóvenes la esperanza de que un mundo pacífico es posible”, afirmó.

Wallström, que había anunciado horas antes en un artículo en el diario liberal “Dagens Nyheter” que hoy se adoptaría la declaración, recordó que 134 países han reconocido a Palestina antes que Suecia y citó además ejemplos de otros “casos especiales” como el de Kosovo.

La titular de Exteriores señaló que hay opiniones distintas en el seno de la Unión sobre el tema, por lo que debe ser cada Estado el que decida, aunque mostró su deseo de “inspirar” a otros con la declaración adoptada por Suecia.

“Esperamos que esto sea recibido de una forma equilibrada y constructiva por Israel. Estamos esperanzados de que nuestras muy buenas relaciones continúen”, dijo Wallström, que descartó la apertura de una nueva embajada en los territorios palestinos.

Israel ya había presentado una protesta formal ante el embajador sueco en Tel Aviv a principios de mes, cuando el primer ministro sueco, Stefan Löfven, anunció los planes respecto a Palestina al leer la que fue la primera declaración de su Gobierno, tras acceder al cargo.

El ministro israelí de Exteriores, Avigdor Lieberman, se mostró hoy igualmente crítico con una decisión que definió de “desafortunada” y reprochó a Suecia que las políticas de la región son más complicadas que “los muebles de Ikea”.

La Autoridad Nacional Palestina (ANP), por su parte, aplaudió la decisión de Suecia y animó a otros países a dar ese paso y seguir el ejemplo como “única manera de asegurar la paz en la región”.

El reconocimiento del Gobierno sueco tampoco ha sido bien recibido por la oposición de centro-derecha en este país nórdico, que abandonó el poder hace un mes tras ocho años.

Karin Enström, portavoz de Asuntos Exteriores del Partido Moderado (conservador), líder de la oposición, habló también de una medida “desafortunada” por romper con la tradición sueca y por apartarse de la política común de la UE. EFE