Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Expertos: el lavado de dinero aumenta en Latinoamérica

En esta imagen del 11 de abril del 2014, varios policías participan en un operativo antidrogas en la villa miseria "21" en Buenos Aires, Argentina. Los esfuerzos estadounidenses contra el narcotráfico en países más al norte y el Caribe han desviado las actividades ilegales de las drogas hacia Argentina, según expertos en drogas y funcionarios judiciales. (Foto AP/Natacha Pisarenko)

Nueva York (AP) — Las actividades de lavado de dinero han aumentado de forma significativa en Latinoamérica en los últimos años debido a que las relaciones entre políticos y criminales son ahora más indirectas y ocurren a través de más intermediarios, dijeron varios expertos el martes en Naciones Unidas.


Publicidad

Eso se debe a cambios en la estructura del crimen organizado, que ha pasado de tener una jerarquía vertical a actuar a través de redes más flexibles, lo que complica investigaciones de seguimiento de dinero, dijeron expertos del Instituto Internacional para la Democracia y Asistencia Electoral, más conocido en inglés como International IDEA, una organización intergubernamental que promueve sistemas democráticos.

“Este es un asunto bastante apremiante”, dijo Catalina Uribe, de International IDEA, y una de las editoras y autoras del libro “Redes Ilícitas y Política en América Latina”, que se presentó el martes durante una conferencia en Naciones Unidas.

Las leyes en contra del lavado de dinero en la región, además, son relativamente débiles y se implementan poco en países como Ecuador y Guatemala, dijeron los expertos.

Uribe dijo que la política se ha convertido en una avenida cada vez más común para el lavado de activos y que los contactos entre los que generan el delito y los que lavan el dinero “tienden a ser menos frecuentes y más indirectos”.

“Hay importante indicios que señalan que los caminos por los cuales se recicla el dinero en la economía formal se han multiplicado en los últimos anos a través de nuevos espacios y oportunidades”, señala el análisis del libro presentado. “Es un proceso facilitado por el crecimiento económico de toda la región, siguiendo la reorientación de grupos criminales hacia nuevas fuentes de riqueza, sobre todo en minería y extracción de hidrocarburos”

En Ecuador, por ejemplo, el delito del lavado de activos ha sido relativamente ignorado frente a otras actividades del crimen organizado relacionadas con la violencia urbana, señala la publicación. El lavado de dinero no es un delito específico para el código penal del país y en cambio ha sido asociado a la figura de “asociación ilícita”. “Es decir, el lavado de activos como tal no es penalizado” en el país, dijeron los expertos.

En Guatemala el número de procesos judiciales debido al lavado de activos es bajo y “más bien abundan los casos donde se involucra el transporte ilegal de efectivo”, señala la publicación.

Durante la conferencia, expertos y funcionarios de la ONU analizaron el problema de las conexiones entre el crimen organizado y la clase política en Latinoamérica, destacando que se dan en ambientes de fragmentación política, exclusión social e informalidad en la economía.

Los expertos mencionaron la vigencia del asunto, después de la desaparición de 43 jóvenes estudiantes en México, de quienes no se sabe nada desde que fueron secuestrados por policías el 26 de septiembre en la ciudad de Iguala, en el estado de Guerrero. El alcalde de esa ciudad y su esposa son señalados como los autores intelectuales del ataque de la policía municipal y posterior intervención de un grupo de narcotraficantes, que derivó en la muerte de seis personas y la desaparición de los estudiantes.

El secretario general adjunto de Naciones Unidas para la consolidación de la paz, el argentino Oscar Fernandez-Taranco, destacó “la desilusión” y falta de confianza en las autoridades que se experimenta en Latinoamérica, en muchos casos debido a la corrupción de los líderes políticos. Recalcó también que el problema es “transnacional” y que se necesita abordarlo desde una perspectiva internacional.