Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La periodista Carmen Aristegui llama a MVS a dialogar para regresar al aire

Archivo - En esta fotografía de archivo del 9 de febrero de 2011 la periodista mexicana Carmen Aristegui ofrece una conferencia de prensa en la Ciudad de México. (AP Foto/Alexandre Meneghini, Archivo)

México, 20 mar (EFE).- La periodista mexicana Carmen Aristegui llamó hoy a los dueños del grupo de comunicación MVS a agotar la vía del diálogo, a fin de que pueda regresar al aire cuanto antes y evitar que se materialice un “golpe” contra la libertad de prensa.


Publicidad

En una conferencia de prensa ofrecida desde su página electrónica Aristegui Noticias, la comunicadora admitió no tener evidencia contundente de la intervención del Gobierno en su despido, pero destacó que la forma en que fue despedida junto con su equipo le hace pensar que hubo alguien detrás buscando “represalia o revancha” frente a su trabajo.

Por ello, pidió a la familia Vargas, propietaria de MVS, reconsiderar y “no permitir que se consuma el golpe”.

“Queremos regresar al aire para seguir haciendo periodismo” sin censura, el país “no está para cerrar, sino para abrir voces”, ni para “cercenar derechos y libertades, sino para protegerlos”, aseguróAristegui, quien advirtió que la “máquina autoritaria” se ha echado a andar.

“Si ustedes dicen sí, nosotros estamos dispuestos a regresar”, dijo Aristegui y propuso una reunión con la empresa el próximo lunes 23 de marzo.

La comunicadora, quien hizo estas declaraciones con una audiencia de más de 60.000 seguidores vía streaming, propuso una reunión con la familia Vargas el próximo lunes 23 de marzo a fin de iniciar un diálogo antes de que llegue el conflicto a la vía judicial.

“Ustedes si están dispuestos, si dicen sí, nosotros estamos listos para regresar. Hacemos este llamado antes de dar esta batalla de otras maneras y antes de acudir al amparo de la justicia”, instó.

Aristegui fue despedida por MVS después de que exigiera la reincorporación de dos miembros de su grupo de investigación acusados de vincular a la empresa con Mexicoleaks, una herramienta con la que ciudadanos podrán filtrar a la prensa documentos sobre actos ilícitos cometidos por autoridades.

Sobre haber utilizado el nombre de la empresa para el proyecto Mexicoleaks la periodista aclaró que en ningún momento se hizo con “dolo, ni lucro”.

“No lo consideré un error, simplemente diría que si alguien le pareció que había necesidad de haberlo comunicado, pudimos haberlo hablado de mil formas”, aseveró.

Al preguntársele si su salida de MVS se debió a una presión del Gobierno federal Aristegui dijo que “todo apunta a que así es”.

“Al poder no le gusta ser vigilado y el escrutinio no es de uso común en México”, aseguró la periodista, quien dijo que una de las pistas que sugieren que en su despido tuvo algo que ver el Gobierno es que la Secretaría de Gobernación se tomó la molestia de fijar su postura en un comunicado.

La comunicadora apuntó a la investigación sobre la “Casa Blanca” como uno de los posibles motivos para que el Gobierno se haya molestado con ella. Gracias a una investigación del equipo de su programa radiofónico, se conoció que la primera dama de México, Angélica Rivera, había encargado a un contratista del Gobierno la construcción de una lujosa mansión en la capital mexicana.

Las críticas desatadas en torno a la residencia llevaron a Rivera, actriz de profesión, a anunciar la venta de la propiedad y al presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, a hacer pública su declaración patrimonial completa.

Sobre esta investigación, Aristegui dijo que en su momento no aceptaron “la censura” e informaron del caso con todo el rigor posible pero que “algún día” aclararán ciertos temas que no pudieron contarse en su día.

La salida de Aristegui, quien ha sido por años líder de audiencia en el país con su espacio matinal en MVS Radio, desató una ola de críticas al Gobierno mexicano en las redes sociales, al considerar que se trató de un golpe contra la libertad de prensa.

Y es que Aristegui, quien también tiene un espacio dedicado a entrevistas en el servicio en español de la cadena estadounidense CNN, es desde hace ya varios años una voz crítica de los Gobiernos mexicanos en turno, incluido el actual de Enrique Peña Nieto.

El Ejecutivo de Enrique Peña Nieto dijo esta semana que valoraba “el periodismo crítico” y calificó como un “conflicto entre particulares” las diferencias entre MVS y Aristegui, si bien consideró “deseable” una solución entre las dos partes. EFE