Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Estado Islámico entra en Damasco y toma campo de refugiados

Beirut, 1 abr (EFE).- El grupo terrorista Estado Islámico (EI) irrumpió hoy en Damasco y tomó amplias partes del campo de refugiados palestinos de Al Yarmuk, al sur de la capital y a unos cinco kilómetros del centro.


Publicidad

“Elementos del EI se han hecho con el control de la mitad meridional de Al Yarmuk, donde dominan el Hospital Palestina y parte de la calle 30, así como barrios del suroeste y el sureste”, dijo a Efe por teléfono el director de Asuntos Políticos de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) en Damasco, Anuar Abdelhadi.

Este responsable palestino explicó que los yihadistas se infiltraron esta mañana en Al Yarmuk desde el área de Al Hayar al Asuad, en el extrarradio damasceno, y contigua al campo, donde “el EI estaba desde hace tiempo”.

El activista Hasan Taquiedín señaló en declaraciones a Efe por internet, que desde Al Hayar al Asuad los radicales atacaron por sorpresa varios puntos donde se encontraban fuerzas rebeldes en Al Yarmuk.

Esta sería la primera vez que el EI logra entrar en un distrito dentro de la capital siria, ya que hasta el momento no se había documentado la presencia de yihadistas en la ciudad.

Una vez en el interior de Al Yarmuk, estallaron choques entre el EI y el grupo Aknaf Beit al Maqdis, un grupo palestino opuesto al régimen de Bachar al Asad, pese a que la facción predominante es el Frente al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria.

“El Frente al Nusra se ha quedado en un segundo plano y los combates los están liderando Aknaf Beit al Maqdisi; a lo mejor el Frente al Nusra está esperando lograr un acuerdo con el EI en los próximos días”, aventuró Abdelhadi.

En ese sentido, Taquiedín no descartó que el EI haya contado con la ayuda de la rama de Al Qaeda para infiltrarse en el campo de Al Yarmuk, pese a que ambas organizaciones son rivales en otras partes de Siria.

En los choques, que todavía continúan aunque de forma intermitente, al menos tres personas han resultado heridas en el Hospital Palestina, que sufrió el impacto de varios proyectiles de mortero disparados por las partes contendientes.

Por su parte, el Ejército del Islam, otra de las facciones opositoras que junto al Frente al Nusra está presente en Al Yarmuk, informó de que también participa en los enfrentamientos contra el EI.

Según Abdelhadi, hasta ahora, el Frente al Nusra tenía el control del sur, el este y el oeste del campo de refugiados.

En paralelo, las fuerzas gubernamentales dispararon proyectiles desde las áreas que controlan en dicho campo de refugiados.

El EI, que proclamó un califato en zonas de Irak y Siria a finales del pasado junio, había centrado hasta ahora sus operaciones en las provincias septentrionales y centrales del territorio sirio, aunque también había llevado a cabo ataques en la región de Al Qalamún, en la periferia de la capital y fronteriza con el Líbano.

En Al Yarmuk quedan apenas 18.000 palestinos de los cerca de 160.000 que residían antes de que en marzo de 2011 estallara el conflicto en Siria.

Los insurgentes asumieron su control en diciembre de 2012 y, desde entonces, sus calles han sido escenario de enfrentamientos entre grupos opositores y fuerzas gubernamentales, apoyadas por el Frente Popular para la Liberación de Palestina-Comando General (FPLP-CG).

Además, desde julio de 2013, el ejército sirio lo mantiene cercado.

La prolongación de los combates y del asedio han causado un importante deterioro de las condiciones de vida de los habitantes del campo, donde en varias ocasiones el reparto de ayuda humanitaria se ha visto interrumpido por los estallidos de violencia.

Según datos difundidos ayer por la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos (UNRWA), el acceso de los trabajadores humanitarios estuvo interrumpido durante 131 días por los choques en el campo, aunque se había restablecido recientemente.

Asimismo, Taquiedín destacó que Al Yarmuk lleva sin agua potable desde hace más de 200 días, lo que ha llevado a los vecinos a extraerla de pozos que podrían no ser aptos para el consumo humano.

Al Yarmuk es un campo de refugiados informal, establecido en 1957, que antes del estallido de la guerra en Siria acogía a la mayor comunidad de desplazados palestinos en este país y ocupa una superficie de unos 2,1 kilómetros cuadrados. EFE