Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Hospital bombardeado por EEUU escondía miembros del Talibán, según autoridades afganas

En esta imagen del 16 de octubre del 2015, Christopher Stokes, director general de Médicos sin Fronteras, observa el hospital en Kunduz, Afganistán, atacado por fuerzas estadounidenses. (Najim Rahim via AP)

KABUL, Afganistán (AP) — El ministro de defensa interino de Afganistán afirmó el lunes que el hospital de Médicos sin Fronteras en el norte del país que fue bombardeado por fuerzas estadounidenses era utilizado por insurgentes que luchaban contra las fuerzas del gobierno.


Publicidad

Masoom Stanekzai dijo a The Associated Press en una entrevista que insurgentes del Talibán y posiblemente agentes de inteligencia paquistaníes aprovechaban el establecimiento en la ciudad de Kunduz como un lugar seguro.

El hospital fue bombardeado por un avión AC-130 estadounidense en la madrugada del 3 de octubre, matando a por lo menos 22 personas e hirió a muchas más. El edificio principal fue destruido y el hospital cerró.

“Era un sitio que querían usar como refugio debido a que todos saben que nuestras fuerzas de seguridad y las fuerzas internacionales de seguridad son muy cuidadosas de no hacer nada a un hospital”, afirmó Stanekzai. “Pero en uno de los muros del hospital había una bandera del Talibán, ¿qué le parece?”

MSF había desmentido reiteradamente que hubiera combatientes talibanes en el complejo del hospital en el momento del ataque.

Kate Stegeman, directora de comunicaciones de MSF en Afganistán, afirmó el lunes: “Reiteramos que todo el personal que trabaja en Kunduz para MSF nos ha informado reiteradamente de que no había gente armada en el hospital en el momento del bombardeo”.

Médicos sin Frontera admitió haber tratado a talibanes heridos en Kunduz, pero insiste en que no se permitía el ingreso de armas. Los afganos que trabajaban en el hospital dijeron a The Associated Press que nadie disparaba desde su interior.

Sin embargo, Stanekzai insistió en que se había izado una bandera del Talibán en el complejo hospitalario y que los milicianos lo empleaban como base.

“Digo que el complejo era utilizado por la gente que combatía allí, fuese el Talibán o ISI o quienquiera”, dijo, refiriéndose a la agencia de inteligencia paquistaní, a la que Afganistán acusa de apoyar al Talibán.

Combatientes talibanes se apoderaron de Kunduz el 28 de septiembre en un ataque sorpresivo por varios flancos. Durante tres días desencadenaron matanzas y saqueos hasta que el gobierno lanzó una contraofensiva el 1 de octubre.

El hospital fue bombardeado repetidamente poco después de las 2 de la mañana el 3 de octubre. El presidente estadounidense Barack Obama se disculpó por el ataque y el comandante de las fuerzas de Estados Unidos y la OTAN en Afganistán, general John Campbell, admitió que fue un error y dijo que fueron las fuerzas afganas las que solicitaron el ataque aéreo. (I)