Ecuador. Lunes 16 de enero de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Lula es detenido por la policía brasileña

En esta fotografía del 30 de marzo de 2015, el expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva asiste a una reunión extraordinaria de líderes del Partido de los Trabajadores en Sao Paulo, Brasil. (Foto AP/Andre Penner/Archivo)

Rio de Janeiro (AP) — La policía de Brasil registró el viernes la vivienda y otras propiedades vinculadas al expresidente Inacio Lula da Silva, que tendrá que prestar declaración en un supuesto caso de corrupción en el gigante petrolero Petrobras.

Publicidad

El portavoz del exmandatario, Jose Crispiniano, confirmó la presencia de agentes en direcciones propiedad de Silva, incluyendo su vivienda en Sao Bernardo do Campo, en el estado de Sao Paulo, y en la sede de su ONG, el Instituto Lula. Silva habló con investigadores en la comisaría de la policía federal en el aeropuerto de Congonhas, en Sao Paulo, agregó el vocero.

El conglomerado de medios brasileño O Globo publicó imágenes de agentes rodeando un edificio que identificaron como el departamento de Sao Bernardo do Campo, y añadió que también había policía en una casa relacionada con uno de sus hijos.

Crispiniano explicó que la policía actuó en base a una orden judicial para que Silva preste declaración dentro de una investigación en marcha por presunta corrupción en el gigante petrolero brasileño Petrobras.

En un comunicado en su cibersitio, la policía dijo estar ejecutando 44 órdenes judiciales que forman parte de la llamada investigación “Autolavado”.

Aunque no ofreció detalles sobre las identidades de los investigados, el comunicado explicó que algunas de las operaciones se estaban llevando a cabo en la ciudad costera de Guaruja y en la localidad rural de Atibaia.

Se cree que Silva tiene viviendas en ambos lugares, y los investigadores están intentando demostrar informaciones que apuntan a que podrían haber sido reformadas por empresas constructoras implicadas en el escándalo de Petrobras, que ya ha salpicado a importantes empresarios y políticos tanto del gobernante Partido de los Trabajadores como de la oposición.

El jueves, la Corte Suprema de Brasil votó de manera unánime para admitir los cargos de corrupción en contra de Eduardo Cunha, presidente de la Cámara de Diputados y figura clave de la oposición a la presidenta Dilma Rousseff.

Los fiscales dicen que empresarios pagaron más de 2.000 millones de dólares en sobornos para obtener contratos de Petrobras. También han dicho que parte de los fondos llegaron al Partido de los Trabajadores y otros partidos.

La semana pasada, Silva rechazó insinuaciones de corrupción, y acusó a la prensa y la oposición de difundir “mentiras, filtraciones y acusaciones de criminalidad”. (I)

Publicidad