Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El fotógrafo que registró los dramáticos momentos en Ankara

Imagen tomada de ABC.es

Como novela relata lo que sucedió el fotógrafo de la agencia de noticias Associated Press (AP) Burhan Ozbilici, que luego de presenciar el brutal asesinato del embajador ruso Andrei Karlov en Ankara, dice:  “me sorprendió ver que el tirador estaba parado detrás del embajador mientras hablaba. Como si fuera un amigo, o un guardaespaldas”.  


Publicidad

Mevlüt Mert Altıntaş un joven 22 años había sido asignado a la custodia del embajador ruso sin imaginar que sería él quien arremetiera contra su vida. Luego de cometer el crimen reportan que el atacante grito, “¡Allahu Akbar! (Alá es grande)” y luego pronunciaría el motivo de su asesinato: “¡ No olviden Siria! ¡No olviden Alepo! ¡Mientras que no estén seguros, usted no estará seguro! ¡Los responsables de las atrocidades tienen que pagar el precio aquí!”.  El atacante fue identificado como miembro de las fuerzas de seguridad turcas y que se infiltró en el acto. Los guardias lograron sacar a los que se encontraban en la galería y terminaron con la vida del joven atacante.

La foto del supuesto atacante del embajador ruso en Ankara, Andréi Kárlov

La foto del supuesto atacante del embajador ruso en Ankara, Andréi Kárlov

El fotógrafo se encontraba en la inauguración de una exposición en una galería de arte contemporáneo. “Parecía un evento rutinario, la inauguración de una exposición de fotografías de Rusia. Así que cuando un hombre con un traje oscuro y corbata sacó una pistola, pensé que se trataba de una obra de teatro. En lugar de eso, fue un asesinato calculado con frialdad que se produjo delante de mí y de otras personas que gatearon, aterrorizadas, para cubrirse mientras un hombre delgado de pelo corto disparaba contra el embajador ruso”, señala en un artículo de APNews.

Cualquiera que se encontrara en su lugar daba por  terminado en esos momentos con su trabajo y preferiría salvaguardar su vida, pero menciona que se dijo, “estoy aquí. Quizás me disparen y me hieran, quizás me maten, pero soy periodista y tengo que hacer mi trabajo. Podría salir corriendo sin hacer ninguna fotografía… Pero luego no sabría qué contestar si alguien me preguntara por qué no hice ninguna foto”. Se inspiró en compañeros de profesión que murieron haciendo fotos en zonas de conflicto, recordó.

(I)