Ecuador. Sábado 19 de Agosto de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Macri afronta primera huelga nacional

El presidente argentino Mauricio Macri habla durante una rueda de prensa en la residencia presidencial, en Buenos Aires, Argentina, el viernes 16 de diciembre de 2016. El gobernante en referencia a la situación en Venezuela declaró que "acá lo triste es la pobreza, el abandono y la falta de garantías sobre los mínimos derechos humanos de los que está siendo víctima la población venezolana". (AP Photo / Agustin Marcarian)

BUENOS AIRES (AP) — En un marco de creciente conflictividad social el sindicalismo realizaba el jueves su primera huelga nacional contra el presidente Mauricio Macri con quien mantiene un pulso por las reformas económicas que, según los gremios, amenazan las conquistas del poderoso movimiento obrero argentino.


Publicidad

Sindicatos de distintas actividades productivas y de los sectores del transporte público, la educación y la salud adhirieron al paro convocado por la Confederación General del Trabajo (CGT), la principal organización sindical, y las dos facciones de la Central de los Trabajadores de Argentina (CTA).

El mandatario consideró al paro una protesta de tinte político que busca desestabilizar al gobierno.

Las fuerzas de seguridad aseguraron parcialmente el tránsito de las personas que se movilizaron en automóvil para llegar a sus lugares de trabajo en varios accesos a la capital argentina bloqueados por partidos políticos y organizaciones sociales de izquierda que apoyan la huelga. Para ello emplearon carros hidrantes con el fin de retirar a los manifestantes, varios de los cuales fueron detenidos.

“Le digo a la gente que venga a trabajar, estamos logrando que gente pueda llegar a Buenos Aires y moverse con libertad… una de las cosas que tenemos que hacer en Argentina es perder el miedo a las mafias”, dijo a la prensa la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

También había cortes en provincias como Santa Fe, Neuquén y Salta.

Carlos Acuña, uno de los líderes de la CGT, dijo que el paro es un “éxito” porque “ha mostrado la disconformidad con la política económica” y advirtió que el presidente “está desubicado” y habla como si se creyera “dueño de la verdad”.

“Los empresarios son los que hacen los negocios, se llevan la plata afuera y después los malos son los que hacen los piquetes (cortes) que son producto de la necesidad, del hambre”, cuestionó el sindicalista en declaraciones a Radio Mitre.

La CGT, que responde al peronismo opositor, y las dos CTA de tendencia izquierdista reclaman la protección de la industria nacional ante la apertura de las importaciones, el cese de los despidos, un incremento en los salarios y políticas sociales que mejoren las condiciones de sectores vulnerables afectados por una inflación que en 2016 trepó a 40%.

La actividad metalúrgica encabeza el ranking de despidos y suspensiones, seguida por el sector automotriz, del petróleo, electrónica y electrodomésticos, de acuerdo con un informe del Centro de Economía y Política Argentina.

El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, admitió que el paro tiene “alta adhesión” ya que afecta al transporte público pero denunció que la medida “esconde un mecanismo extorsivo”.

Trenes, metro, autobuses y aviones no operaban lo mismo que los juzgados y los bancos. Aquellas personas que decidieron trasladarse a sus lugares de trabajo tuvieron que hacerlo en su automóvil o compartiendo con otras ese medio de locomoción. Días atrás en las redes sociales se convirtió en tendencia la etiqueta #YoNoParoEl6 que reunió a disconformes con la medida que se organizaron para ir a trabajar.

La huelga es el corolario de una seguidilla de protestas protagonizadas por distintos sindicatos contra las “políticas de ajuste” de Macri, un conservador que asumió el poder en diciembre de 2015 en reemplazo de la peronista de centroizquierda Cristina Fernández (2007-2015) y aplicó reformas que modificaron las políticas populistas de su antecesora.

El mandatario ha desacreditado la protesta al señalar que costará 15.000 millones de pesos (unos 958 millones de dólares). Sostiene que el paro es atizado en un año en que se celebran elecciones legislativas por gremios que obedecen al peronismo, que cuando es oposición en Argentina se suele valer de los sindicatos como herramienta de presión.

Macri tomó una actitud más crítica con los gremios luego del fuerte espaldarazo que recibió el sábado en una masiva manifestación de apoyo en distintos puntos del país. La convocatoria sumó a decenas de miles de personas que gritaron consignas contra los supuestos intentos opositores de desestabilizar al gobierno.

En 2016 el desempleo fue de 7,6% y la pobreza de más de 30%. Macri sostiene que después de cinco años de estancamiento y altos índices de inflación la economía crecerá este año y el alza de precios no superará el 17%.