Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La fiscalía de Estados Unidos teme que Joaquín “El Chapo” Guzmán estrangule a sus abogados

ARCHIVO - En esta foto del 8 de enero de 2016, publicada por el gobierno federal de México, el narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán se toma su fotografía para ingresar a prisión con el número 3870 en el penal de máxima seguridad en Almoloya de Juárez, México. De acuerdo a la Cancillería de México, Guzmán fue extraditado a Estados Unidos el jueves 19 de enero de 2017. (Gobierno federal de México vía AP, archivo)

NUEVA YORK (AP) — Joaquín Guzmán Loera, alias “El Chapo”, podría agarrar un cable eléctrico para estrangular a su abogado o partir por la mitad algún CD con información judicial para usarlo como arma.


Publicidad

Eso es lo que el gobierno estadounidense asegura podría ocurrir si se cambian las condiciones en las que habitualmente el capo mexicano se reúne con sus defensores.

Los fiscales en el caso de Guzmán aseguran que cualquier precaución es poca y que permitir que “El Chapo” se reúna cara a cara con sus abogados sin un vidrio de separación entre ambos, tal y como piden los defensores del narcotraficante, es peligroso.

“Debido a que el acusado enfrenta una sentencia de cadena perpetua hay una preocupación significativa a que recurra a la violencia con respecto a sus abogados y personal de la Oficina de Prisiones para lograr su liberación”, señalaron los fiscales Bridget Rohde y Arthur Wyatt en un documento divulgado en la base de datos electrónica del sistema judicial estadounidense.

Guzmán, considerado el líder del cartel de Sinaloa, fue extraditado en enero a Estados Unidos desde México para que responda a las acusaciones de que dirigía una red de narcotráfico internacional y multimillonaria responsable de homicidios y secuestros. Se espera que su juicio comience a mediados del año que viene.

Sus abogados, Michael Schneider y Michelle Gerlent, se quejan desde hace semanas de que la separación mediante un cristal en una sala de la cárcel neoyorquina donde se encuentra Guzmán les obstruye la comunicación y repaso de las pruebas del caso.

La respuesta de la fiscalía fue presentada junto a una declaración de un alto funcionario de la prisión que asegura que la disposición actual de la sala donde “El Chapo” se reúne con sus abogados es adecuada ya que Guzmán puede ver los documentos que le presentan sus defensores a través de un monitor colocado en la pared.

Si se elimina el vidrio que los separa Guzmán tendría acceso y podría romper los aspersores de agua de la sala para intentar que el suelo fuera resbaladizo y así escapar o podría empujar el sofá hasta la puerta para bloquearla y hacer que sus abogados fuera rehenes, señaló el funcionario.