Ecuador. miércoles 18 de octubre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Esposa de Mujica afirma que “no hay pruebas” en contra de Lula

La senadora uruguaya Lucía Topolansky, esposa del expresidente José Mujica, da un discurso durante un evento en que lanzó su campaña para la candidatura a la intendencia de la capital del país, en Montevideo, Uruguay, el sábado 7 de marzo de 2015. (Foto AP/Matilde Campodonico)

Montevideo.- La esposa de Mujica y senadora de Uruguay, Lucía Topolansky, afirmó hoy que “no hay pruebas” que incriminen al expresidente brasileño Lula da Silva, condenado a prisión por los delitos de corrupción pasiva y lavado de dinero.


Publicidad

“Creo que la defensa de Lula lo ha dicho con mucha claridad: no hay ninguna prueba“, sentenció Topolansky en declaraciones a la emisora local Radio Carve.

La senadora descartó que el líder brasileño haya incurrido en actos de corrupción y vinculó el procesamiento a su popularidad de cara a las elecciones que tendrán lugar en el país en 2018.

“Hay una escenario en que la personalidad que tiene por lejos más intención de votos es justamente Lula”, subrayó.

La senadora cuestionó el mecanismo de delación premiada implementado por la Justicia brasileña y expresó que se trata de una “cuestión judicial muy particular” por la que “al final queda palabra contra palabra”.

“La figura del delator premiado hace que una persona, sin pruebas, pueda decir (que alguien) es corrupto”, sentenció.

Topolansky cuestionó la “omnipotencia de esos magistrados” que “se fían en las palabras de un delator premiado“, sin necesidad de pruebas.

La esposa del exmandatario uruguayo vinculó al procesamiento con otros hechos políticos como la reforma laboral aprobada esta semana, que afirmó “retrotrae los derechos de los trabajadores brasileños cincuenta años para atrás”.

En Brasil a partir del día de hoy no se pueden jubilar los trabajadores rurales“, sentenció en relación a las modificaciones impuestas a la edad de retiro.

A su vez, comparó la situación de Lula con la del actual presidente brasileño, Michel Temer, acusado por corrupción, sobre el que dijo existe “una prueba gráfica” que lo incrimina.

La senadora ratificó su confianza “en la defensa de Lula” y expresó su deseo de “que el pueblo brasileño pueda salir de este entuerto lo mejor posible“.

En sintonía con lo expresado por Topolansky, la principal central sindical de Uruguay, el PIT-CNT, expresó en un comunicado oficial su “solidaridad” con el exmandatario brasileño y su “repudio” a la condena, que consideró “arbitraria e ilegal”.

El PIT-CNT subrayó que “el procesamiento de Lula se da sin ningún tipo de pruebas” y se refirió a la delación premiada como un “arma de chantaje”.

Por otra parte, el senador del opositor Partido Independiente (PI) Pablo Mieres dijo en declaraciones a la emisora local Radio Uruguay que la condena “no sorprende” porque “las acusaciones contra Lula vienen de hace mucho tiempo y son sobre distintos temas”.

Mieres expresó que lo acaecido “es muy penoso” porque “Lula era una figura” que “había generado una respetabilidad durante muchos años, en gran medida por su origen social y por lo que representó para Brasil en materia de cambio“, pero “lamentablemente todo eso se echa por la borda”.

El senador opositor afirmó que el “sistema político (brasileño) tiene una corrupción sistémica”, por lo que es imperiosa “una renovación muy profunda”, y es prudente que el expresidente deje a un lado sus aspiraciones de ser candidato a la presidencia en 2018. EFE

(I).