Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Ayer como hoy

Por Hernán Pérez Loose
Guayaquil, Ecuador

El regreso al Ecuador del exvicepresidente Alberto Dahik y la eventual conclusión jurídica a su caso mediante una sentencia, previo a un proceso en que goce de las mínimas garantías reconocidas por nuestra Constitución y convenios internacionales, eran eventos llamados a ocurrir una vez que falleciera el líder político que provocó su exilio y su partido perdiera su otrora enorme influencia. Con vientos políticos más favorables el caso Dahik habrá de encauzarse por las vías de las que nunca se debió salir. Y es lo que ha sucedido. En otras palabras, el caso terminará así como comenzó: teniendo a la política –y no necesariamente a la justicia– como su protagonista.

Por Hernán Pérez Loose
Guayaquil, Ecuador


Publicidad

El regreso al Ecuador del exvicepresidente Alberto Dahik y la eventual conclusión jurídica a su caso mediante una sentencia, previo a un proceso en que goce de las mínimas garantías reconocidas por nuestra Constitución y convenios internacionales, eran eventos llamados a ocurrir una vez que falleciera el líder político que provocó su exilio y su partido perdiera su otrora enorme influencia. Con vientos políticos más favorables el caso Dahik habrá de encauzarse por las vías de las que nunca se debió salir. Y es lo que ha sucedido. En otras palabras, el caso terminará así como comenzó: teniendo a la política –y no necesariamente a la justicia– como su protagonista.

Pero si la solución del caso Dahik por la vía judicial era y es un imperativo, las lecciones que el caso deja a los ecuatorianos es probablemente más importante que la suerte personal que corra el exvicepresidente. Y esto porque la práctica de usar al sistema judicial para perseguir políticamente no ha desaparecido desde que estalló el caso Dahik hace más de quince años. Todo lo contrario. Es una práctica que se ha recrudecido a extremos desconocidos en América Latina, y probablemente en otras regiones del planeta.

Los perseguidos y perseguidores son ahora otros, por supuesto. Las nuevas víctimas de esta enfermiza práctica son ahora líderes de organizaciones sociales y periodistas. Al escribir estas líneas, decenas de ecuatorianos –con lo que ello significa para sus familias– enfrentan cargos criminales de la más variada especie o demandas civiles aberrantes por parte de los nuevos detentadores del poder; de un poder que está muy cerca de ser un poder total. El delito de estos ecuatorianos es simplemente haber expresado en las calles, en los medios de comunicación o en otros espacios sus pensamientos y opiniones.

Es probable que en algunos de estos casos las expresiones y protestas hayan sido duras y hasta exageradas. Pero ni de lejos ello justifica su criminalización, abierta o encubierta. Como bien ha dicho la Corte Suprema de los Estados Unidos, en una democracia la crítica a las autoridades públicas, inclusive usando los términos más reprochables, no es un derecho sino un deber de los ciudadanos.

Así que si los perseguidos y perseguidores tienen hoy nuevos rostros, la razón de este drama es el mismo que el de ayer, cuando el país tenía otro dueño: la intolerancia. Intolerancia del poder –económico o político– frente a la oposición, el escrutinio público y hasta la simple disidencia. Esa ausencia de cultura democrática, ese desenfrenado deseo de suprimir cualquier voz que no sea la voz del poder, sigue hoy tan presente en nuestro país como lo estuvo en los días en que el ex vicepresidente Dahik optó por el exilio.

Al parecer, entonces, los perseguidos de hoy tendrán que esperar que los vientos políticos vuelvan a cambiar –un hecho que es históricamente inevitable– para que entonces recuperen sus derechos. Un péndulo que ciertamente condena al Ecuador a seguir siendo una simple hacienda y no una república.

Hernán Pérez Loose es jurista y periodista ecuatoriano. Su texto ha sido publicado originalmente en el diario El Universo, de Guayaquil.

11 Comentarios el Ayer como hoy

  1. HO NOOOOOOO!!!!QUE VERGUENZA, Echos como este abochornan a mi pais, por
    eso somos uno de los mas corruptos del mundo, los delincuentes estaban y estan
    como pedro en su casa, ahora este es un pais de sicarios, sacapintas, ladrones,
    jueses corruptos ETC, ETC….y los que desgraciaron al pais huyeron es su tiempo
    y ahora regresan como angelitos, me pregunto: cuantos millones de $$$$$se estan
    moviendo de por medio entre jueses y abogados?????QUE VERGUENZA, QUE
    VERGUENZA!

  2. A ESTA GENTUZA DEVEN METERLE EN LA CARCEL DE POR VIDA, O FUCILARLE YA QUE AN
    FASTIDIADO TANTO AL PAIS Y TODABIA TIENEN LA CARA DE SINVERGUENZA DE ASOMAR EN
    EL PAIS COMO SI NADA UBIERA PASADO, NO ME GUSTA DECEAR EL MAL A NADIE PERO CON
    ESTA CLACE DE GENTUZA ME SUPERA 

  3. OTRA OBRA DE CORREA……HDP

  4. No sólo a Bucaram y Dahik , tambien abre la puerta para que Emilio Palacio venga al
    país y se presente ante un juez cada 15 días, ejerciendo su derecho
    constitucional a la defensa. 

    • la diferencia es que a Palacio ningun jeuz le va a cambiar las medidas cautelares.. por algo el que sabemos quiere tener metidas las cuatro en la justicia…

  5. Dijo Dahik: “han desaparecido las condiciones de persecución que hubo en su
    momento”.

    Pero se olvidó de mencionar, según su propio criterio, que eso
    comenzó hace 16 años, más de de los cuales en pleno periodo forajido.

    En
    otras palabras, un hombre con tanta capacidad mental, incluyendo la del análisis
    político, sospechosamente se olvidó de mencionar que a Papá Noel del siglo 21 le
    costó esos 6 años entender que lo necesitaba en el Ecuador.

    Pero lo peor
    es que las gafas de “Noeliberal del siglo 21’ no le han podido ayudar a entender
    que el nuevo PIRRURIS de la chequera del estado, no solo persigue, sino que
    insulta, etc, etc. etc…

  6.  los forajidos que dicen ahora, ¿no salieron a la calle y vociferaban y se
    rasgaban las vestiduras porque el corrupto de Lucio hizo lo mismo?— Será que
    ahora los forajidos están cómodos con toda la burocracia que ha creado el
    mafioso de Carondelet.

  7. No es raro que venga otro delincuente, ya se completaría LA ORQUESTA con
    guerrilleros y homosexuales CORREA, DAHIK , BUCARAMN cantando y sus familiares y
    amigos FESTEJANDO y bailando los de alianza país.

  8. COMO PUEDE HABER GENTE QUE DEFIENDA A DAHIK O BUCARAM….HASTA CUANDO VAMOS A
    SOPORTAR A ESTA PLAGA DE POLITICOS QUE SE ENQUISTAN EN LA VIDA POLITICA DEL PAÍS
    COMO UNA TRIQUINOSIS FULMINANTE…CORRUPTOS, INEPTOS, SEDICIOSOS, POPULISTAS Y
    FARSALTANTES..SON ALGUNOS DE LOS EPÍTETOS QUE SE MERECEN…Y TAMBIEN SE APLICA
    PARA LA TROPA DE INGORANTES QUE LOS SIGUEN…COMO EL COMERCIAL CONTRA LA
    DELICUENCIA DE HACE UNOS 25 AÑOS ATRÁS…¡¡¡ BASTA DE BESTIAS
    !!!!!

  9. El pais ya esta lleno de delincuentes nacionales y extranjeros, sicarios,
    ladrones, PILLOS, y ahora hasta los de corbata ya estan volviendo….. asi que,
    UN LADRON MAS Q VUELVA, no nos va a afectar en mucho…… gracias MASHI
    GIL.

  10. “En otras palabras, el caso[Dahik] terminará así como comenzó: teniendo a la política –y no necesariamente a la justicia– como su protagonista.”

    No hay nada que añadir ni comentar, con esto todo está dicho.

Los comentarios están cerrados.