Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Socialismo de las propinas (o por qué abolir el 10% de servicio)

Por Juan Fernando Carpio
Quito, Ecuador

Las propinas son un indicador de qué tanto una cultura valora el trato y la calidad en el servicio en las llamadas industrias de servicios. La restaurantería y el turismo principalmente, aunque casi todas implican algún nivel de servicio personal en lo que se conoce como el “delivery” del bien adquirido.

Por Juan Fernando Carpio
Quito, Ecuador


Publicidad

Las propinas son un indicador de qué tanto una cultura valora el trato y la calidad en el servicio en las llamadas industrias de servicios. La restaurantería y el turismo principalmente, aunque casi todas implican algún nivel de servicio personal en lo que se conoce como el “delivery” del bien adquirido.

En los E.E.U.U. se acostumbra a dar una propina (tip) de 15% del total de la cuenta. Este 15% suplementa considerablemente el salario mínimo de un mesero o bell-boy. Pero aún más importante es que al ser voluntario, mantiene atento (exigente) al cliente y atento (esmerado/a) al empleado. Alguien que obtiene buenas propias puede estar seguro de que ha encontrado una actividad en que su esfuerzo es apreciado por la sociedad.

En Ecuador esta importante señal de mercado ha sido atropellada por una medida socialista (no dudo que impulsada por complejo o por complejo secundada por la derecha política del país) en forma de un 10% de “servicios” cobrados con la cuenta, por ley, siempre y cada vez. Para colmo, se reparte igualitariamente (ojo, lo opuesto a equitativamente o con justicia: no son sinónimos) entre quienes tratan con los clientes y quienes no lo hacen (por ejemplo, los cocineros y otros que trabajan en el “back-end”, es decir, tras bastidores.

¿Y si el servicio fue malo? Ud. paga el 10% quiera o no.
¿Y si quiere recompensar a alguien en particular? Ud. paga el 10% quiera o no.
¿Y si alguien no merece una propina por su trato desconsiderado o torpe? Ud. paga el 10% quiera o no.

Como toda medida socialista, se ve bien a primera vista pero a) atropella derechos individuales y b) causa consecuencias peores que el supuesto problema que pretende acometer.

Si no se reparte el 10% a los cocineros sino solo a los meseros, los cocineros no contarán con ese 10% para su ingreso. Eso parece malo e inhumano a primera vista, pero en realidad el dueño del restaurante u hotel tendrá que poner de su bolsillo la diferencia pues es parte del ingreso por el cual se acepta esa carga de trabajo en dicha industria.

Si no se reparte el 10% ni siquiera entre los meseros, los malos meseros no contarán con ese 10% para su ingreso. Eso también podría parecer malo e inhumano a primera vista. En realidad dejarán esa actividad quienes no posean los modales, la imagen personal y el carisma para generar un ambiente agradable y *sumar* (en vez de resultar indiferentes o incluso un *negativo*) a la experiencia del cliente. De ese modo, quienes no sean buenos para ser meseros, lo sabrán a ciencia cierta. Quienes sean buenos también lo sabrán y serán recompensados proporcionalmente. Eso sí es justo y equitativo. Pero además gana la sociedad en su conjunto pues cuenta con gente trabajando en donde sí se desempeña con calidad (mejor asignación del llamado “recurso humano”) y con mejor atención al cliente para locales y turistas, desencadenandose una serie de consecuencias positivas.

¿Pero y qué pasa con los clientes que no dan propina? Veamos los datos de este estudio:

A new study finds many waiters and waitresses feel that black Americans generally tip less than restaurant diners who are white. The study, by a researcher at Cornell University’s School of Hotel Administration, found that blacks tip on average 20 percent less than whites. In addition, restaurant workers of all races dislike waiting on black people because they assume the tips will be less no matter how good the service. NPR’s Juan Williams reports.

The study found that 63 percent of blacks and 30 percent of whites didn’t understand that the standard restaurant tip in the United States is 15 to 20 percent. The difference between how blacks and whites view tipping has serious ramifications for restaurants, including lawsuits and lost profits, Williams reports. “The average tip from a black customer is about 13 percent of the bill. The average tip from a white customer is about 16.5 percent of the bill,” says Dr. Michael Lynn, the study’s author.

In some cases the difference in tipping may be the result of poor service, but blacks interviewed in one of Lynn’s studies rated the service slightly higher yet still tipped less than whites, he says.

De ese modo, el mercado permite una discriminación de clientes también, sobre la base del derecho de libre asociación (cuyo anverso es el de libre disociación) que descansa sobre las instituciones de la propiedad privada y los contratos. Quienes sean mezquinos en sus propinas, serán peor atendidos y menos bienvenidos en los locales. Si en el peor de los casos eso no educara (via incentivos) para mejores comportamientos en lugares públicos, al menos evidenciaría que la calentura no está en las sábanas: no se puede curar la fiebre forzando el mercurio hacia abajo en el termómetro con una ley. Debe permitirse tal sinceramiento y así -recién- podremos trabajar en una cultura de tratarse bien a uno mismo y a los demás de forma sincera, es decir, voluntaria.

Debe abolirse el 10% obligatorio en servicios para que los ecuatorianos podamos manifestar nuestras preferencias en nuestros tratos cotidianos de forma tangible.

18 Comentarios el Socialismo de las propinas (o por qué abolir el 10% de servicio)

  1. FernandoDelgadoV // sábado 12 de mayo de 2012 en 14:15 //

    Haga la prueba Señor Carpio de ir a cualquier restaurante en Estados Unidos, y después de recibir un servicio normal o malo, no deje propina, y me cuenta como le va.
    Y en ciudades como Nueva York, si usted reserva una mesa de más de seis personas, automáticamente le suman de un 15 a 20 porciento de servicio.

    Y finalmente, la ley de propinas de este pais existe desde el quinto Velasquismo y ha sobrevivido  a gobiernos de Tiros y Troyanos, por algún motivo.

     

    • Fernando: creo que no entendió. El artículo, si lo lee con algo de detenimiento, no alega en contra de las propinas. Alega en contra de forzar por ley a darlas. Y a repartirlas. Respecto a lo otro: una mala ley no sobrevive por sus buenos resultados necesariamente sino porque hay alto costo político (impopularidad) de removerla. Tampoco las leyes se crean por sabiduría y por experticia de los legisladores sino por pactos de grupos de interés, en el 99% de los casos. Un poco más de realismo (ver Buchanan y su Nobel 1986 en Economía explicando esto: los incentivos que mueven realmente la política) sería adecuado.

  2. El caballero que escribe este artículo no sabe o no quiere contar que esas personas que trabajan como meseros en Estados Unidos tienen los sueldos por hora más paupérrimos y más bajos de esa nación, sin las propinas mueren de hambre  y les sería imposible cubrir sus gastos. Además uno acude a los restaurantes donde la comida es buena y es tratado bien y como resultado jamás te molestará dejar el 10% de propina…. Pero como buen libertario odiador de cualquier impuesto hay que rebuscarse un impuesto del que nadie haya escrito para escribir algo, no?

    • “esas personas que trabajan como meseros en Estados Unidos tienen los sueldos por hora más paupérrimos y más bajos de esa nación”

      Eso es FALSO, hay fabricas y campos de recoleccion de frutas/verduras donde ganan menos, trabajan como burros de carga y no reciben un centavo de propinas.

    • David: Sí, odio los impuestos, eso no es malo, es una defensa de los derechos individuales que incluye los tuyos también. Los meseros reciben un sueldo bajo de cualquier nación, no sólo de EEUU, porque es un entry-level job que no requiere ni experiencia ni talentos demasiado específicos. Justamente si “uno acude a los restaurantes donde la comida es buena y es tratado bien” entonces dejará propina, pero voluntariamente. Si necesitas una ley para que te fuerce a dejar propina tal vez no eres muy buena persona o el servicio no fue muy bueno o ambas. Aquí tienes sobre los ingresos de los meseros/as en EEUU: 
      http://www.ehow.com/info_10072317_much-yearly-income-waitress-make.html

  3. realidadecuador // sábado 12 de mayo de 2012 en 17:05 //

    No comparto todo, porque en Ecuador sí se deja propina ADEMÁS del 10%, lo cual expresa la preferencia del cliente.

    Pero los comentarios anteriores me parecen absurdos. Juan Fernando está criticando la tasación fija del 10% desde el Estado, no el hecho de dar propina. Por tanto, los ataques al artículo en base a la práctica en EEUU son incoherentes.

    • FernandoDelgadoV // sábado 12 de mayo de 2012 en 18:34 //

       Lo incoherente es incorporar en el artículo parte de un estudio sobre la relación entre raza y propinas de los clientes de restaurantes en EEUU. Además de descortés con quienes leen este blog, que esta escrito en castellano

    • Hector:

      Absurdo es esto:

      “Por tanto, los ataques al artículo en base a la práctica en EEUU son incoherentes.”

      Leiste el articulo? Si lo hiciste te habras dado cuenta de que es el articulista quien ha mencionado a los USA en su escrito y ni siquiera son datos apegados a la realidad. No criticar semejante argumentacion seria una irresponsabilidad.

  4. No puedo estar más de acuerdo con este artículo. Yo estoy también en contra del 10% obligatorio y creo que la ley debe abolirse de inmediato. Nunca me di oportunidad de escribir sobre eso, pero valga esta oportunidad para expresar algunas ideas sobre la propina:
    1) Còmo ya dijo Hèctor, el 10% de servicio no ha reemplazado totalmente a las propinas. Lo cual es malo porque las propinas reducidas que la gente a veces deja es insuficiente para mostrar si el cliente está satisfecho o no. Y porque el valor es pequeño, tal vez el propio trabajador no lleva cuenta de si recibe mucho o poco.

    2) La ley obliga al 10% de servicio en locales de “primera” y “segunda” categoría (son categorías establecidas en la ley). El mensaje es que los locales de menor categoría no tienen servicio o que éste no debe ser recompensado. Y tapoco abarca todos los servicios.

    3) El Min. Trabajo y el Min Turismo emitieron un acuerdo interministerial para regular el 10% de servicios. Desconozco si en efecto lo aplican, pero no he escuchado nunca de operativos, procedimientos o formularios de control. Cabe preguntarse si es correcto que haya tal control, porque se generan más trabas para el trabajo.

    4) El 10% de servicio no causa IVA y tampoco se considera parte del ingreso de los negocios, por lo que tampoco se cuenta para efectos de impuesto a la renta.

    5) Los trabajadores de negocios con 10% de servicio tienen las mismas reglas de salario básico y demás obligaciones laborales. Por tanto el 10% es un ingreso que no compensa nada. O dicho de otro modo, todas las demás personas que trabajamos en el sector servicios, no recibimos propina por nuestro trabajo.

    6) La calidad del servicio no es buena en el país. Mucho de responsabilidad es la inexistencia de incentivo.

    El art. 287 dice que solamente ls instituciones pùblicas pueden financiarse con tasas y contribuciones especiales establecidas por ley. Eso vuelve inconstitucional la ley del 10% por servicio.

  5. Estimado Juan Fernando Carpio:

    Me permito hacerle unas precisiones sobre su escrito.

    Primero, las propinas no siempre son un indicador de “que tanto una cultura valora el trato y la calidad”, sucede simple y llanamente que hay gente avara en toda sociedad que por mas buen trato que haya recibido no dejara una buena propina (fact). Esa deberia ser la norma, eso si, pero NO lo es.

    Segundo, la “norma” del 15% en restaurantes es mundial, no es patrimonio de los USA, sin embargo parece usted desconocer que en el mencionado pais tambien se incluye un % por servicio en innumerables actividades, lo que se hace en esos casos es simple y llanamente revisar la factura y si el % de servicio esta incluido, dar una propina (o no darla) segun se estime conveniente. Claro que no se compara con lo que sucede en Ecuador donde es obligatorio ese rubro (ya voy a eso). Adicionalmente, existen diferencias en como se da un “tip” dependiendo del sitio y la ciudad, en un buen bar de L.A. es comun dar dos dolares de propina por cada  ronda de bebidas servida, en los cruceros al fin de los mismos le entregan sobres donde se debe depositar las propinas para quienes le atendieron aunque en la cuenta se incluye ademas el % de servicio. Esto le ayudara a estar mejor informado respecto de las propinas en USA NO en ECUADOR

    http://www.tip20.com/tipping-standards

    Tercero, no veo porque a usted le parece el colmo que esas propinas sean repartidas entre todos los empleados, de hecho, esa es la forma como lo hacen quienes trabajan en bares y restaurantes en estados como La Florida y California y lo hacen voluntariamente y de muy buena gana. Para los “malos” meseros hay una personita llamada SUPERVISOR.

    Cuarto, que tiene que ver como dan propinas los “blancos” y los “negros” en los USA, con la realidad ecuatoriana, que es lo proximo, vamos a comparar a Michael Jackson con Eloy Alfaro???

    En algo coincido con su articulo, la imposicion del % de servicio por parte del estado me parece una medida abusiva que deberia ser abolida. Concuerdo con su tesis aunque su argumentacion me parece realmente patetica.

    • Fernando: 

      Me quedo con con lo de ”
      la imposicion del % de servicio por parte del estado me parece una medida abusiva que deberia ser abolida. ” en que coincidimos. No es necesario llamar “realmente patética” a mi argumentación cuando la suya utiliza mayúsculas y no abre con signo de interrogación las preguntas y viola otras reglas básicas del castellano o la netiquette. Estoy seguro de que su tono sería mejor si pusiera su identidad completa, pero cierto anonimato permite cierta agresividad innecesaria. Lástima. En todo caso, coincidimos con eliminar la obligatoriedad. Eso es todo el punto. Ya cómo se reparta cada staff de un restaurante es asunto de ellos a final de cuentas, ¿cierto? Saludos.

      • Estimado Sr. Carpio:

        Estamos de acuerdo en el fondo del asunto, le he dado la razon en aquello. Lo unico que le he remarcado y Ud. no ha desvirtuado, es que sus argumentos son pateticos, porque lo son, y se lo digo de la forma mas amable posible.

        Lleva razon en su critica a mis errores de forma, estoy consciente de aquello, sin embargo le hago notar que el haberme respondido de esa forma no ha mejorado en NADA su argumentacion, o si?.

        Tomelo como una critica constructiva y mejore para la proxima, es todo.

  6. Datos sobre ingresos de meseros/as en EEUU para quien tengan curiosidad adicional: http://www.averagesalarysurvey.com/range/waiter-waitress-salary/021-0491.aspx

  7. No es descortés usar fragmentos en inglés. Se asume que los lectores son cultos y por ende bi o multilingües.

    • FernandoDelgadoV // lunes 14 de mayo de 2012 en 09:45 //

      “Assumption is the mother of all fucked ups”.

      Explique, por favor, que tiene que ver la relación de razas y pago de propinas en Estados Unidos, con su propuesta de abolición de la tasa de servicio en el Ecuador

  8. Creo que resulta exagerado el tema de la propina en EEUU, además, yo espero un buen trato independientemente si doy propina o no.  Estamos creando el incentivo equivocado, y pagando un por un incentivo que debe ser intrínseco.  Los meseros y bartenders deben atender a todos y bien, ese es su trabajo.  Por lo tanto, la ley del 10% no debería ni mejorar ni empeorar el servicio

  9. Paulina Jimenez // lunes 21 de mayo de 2012 en 01:13 //

    “Las propinas son un indicador de qué tanto una cultura valora el trato y
    la calidad en el servicio en las llamadas industrias de servicios. La
    restaurantería y el turismo principalmente, aunque casi todas implican
    algún nivel de servicio personal en lo que se conoce como el “delivery”
    del bien adquirido.”

    En Japón no se dan propinas! el servicio es reflejo cultura y la cultura es de servicio. Por lo tanto una propina no es de ninguna manera una medida de si una cultura valora o no el servicio.  Esto simplemente no debería estar sujeto a una medida, si hay servicio debe ser bueno y punto.

Los comentarios están cerrados.