Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Maduro se asegura respaldo para avanzar socialismo

Fabiola Sánchez
Caracas, Venezuela

La mayoría de votos lograda por el oficialismo en las elecciones municipales le asegura al presidente Nicolás Maduro el espaldarazo político necesario para llevar adelante su proyecto socialista de corte radical, pero deberá lidiar con una oposición que controla las más grandes ciudades del país y la región metropolitana de Caracas.

Fabiola Sánchez
Caracas, Venezuela


Publicidad

La mayoría de votos lograda por el oficialismo en las elecciones municipales le asegura al presidente Nicolás Maduro el espaldarazo político necesario para llevar adelante su proyecto socialista de corte radical, pero deberá lidiar con una oposición que controla las más grandes ciudades del país y la región metropolitana de Caracas.

A pesar del escenario de creciente adversidad, generado en gran medida por la crisis económica, el partido oficialista logró salir airoso de la contienda electoral del domingo al ganar al menos 196 de las 337 alcaldías que estaban en disputa.

Las recientes medidas de rebajas de precios y expropiaciones de comercios de electrodomésticos le permitieron a Maduro revertir el escenario de opinión adverso que enfrentaba en octubre, pero el gobernante aún debe sortear en 2014 una compleja situación económica caracterizada por un serio déficit fiscal, un agotamiento del control de precios y de cambio y una eventual devaluación que podría presionar la galopante inflación, advirtieron el lunes analistas.

Aunque la victoria del oficialismo no resultó contundente, como ocurrió en la última elección municipal de 2008 cuando obtuvo 263 alcaldías, Maduro se garantizó un piso político para seguir adelante con su modelo socialista radical.

El analista político Edgard Gutiérrez dijo a The Associated Press que los recientes resultados electorales le dan a Maduro “la licencia para acelerar su modelo de control económico y social”, pero sostuvo que “no creo que esa ventaja lo blinde frente a las presiones de orden socioeconómico que vienen en 2014, por el contrario pienso que tendrá grandes dificultades”.

El grupo financiero Barclays dijo en un informe difundido este lunes que aunque Maduro dispone ahora del espacio para hacer los ajustes necesarios y enfrentar las distorsiones económicas, aún la “incertidumbre sigue siendo alta” por la falta de medidas importantes.

El heredero político de fallecido Hugo Chávez afirmó en la víspera que el próximo será un año de “trabajo en lo económico” y de “progreso y construcción del socialismo”, que está plasmado en el “Plan de la Patria” que dejó el extinto líder político y que contempla entre las prioridades “acelerar la conformación de los consejos comunales” para alcanzar en seis años una cobertura de 70% de la población.

Chávez inició a partir de 2006 un proceso de avance hacia un modelo socialista caracterizado por un fuerte control del gobierno en todos los sectores y la consolidación de un poderoso Estado. Luego del fallecimiento en marzo del líder político, surgieron dudas de que Maduro pudiera continuar ese proceso debido a la falta de respaldo político.

Maduro, de 51 años, adelantó que tiene previsto tomar en los próximos días nuevas acciones en materia de vivienda, servicios y producción de alimentos, que tienen el mayor peso sobre la inflación y que entre enero y octubre alcanzaron una tasa acumulada de 57,8%, la mayor en 16 años.

Los consejos comunales son organizaciones de vecinos que operan dentro de un determinado territorio y que tienen entre sus competencias el mantenimiento de locales de atención primaria de salud y centros educativos y la administración de programas sociales e industriales en la comunidad.

La mayoría oficialista de la Asamblea Nacional aprobó hace dos años un paquete de leyes para darle piso legal a los consejos comunales y garantizarle algunas competencias y recursos de las alcaldías, hecho que ha sido considerado por opositores y analistas como parte de una estrategia del gobierno para ir debilitando las alcaldías y las gobernaciones.

En sus primeros ocho meses de gobierno Maduro no sólo ha se radicalizado en el área económica, sino también en lo político.

El oficialismo activó en los últimos meses una serie de procesos contra algunos dirigentes de la oposición, lo que le permitió entre julio y el mes pasado inhabilitar a dos congresistas por supuestos hechos de corrupción y lograr en la Asamblea Nacional la mayoría necesaria de 99 votos para darle a Maduro poderes especiales para legislar por un año.

Maduro ha intensificado los ataques contra la oposición a la que ha señalado, sin presentar pruebas, de promover planes de desestabilización, “guerra económica” y sabotajes.

El líder opositor y gobernador del estado central de Miranda, Henrique Capriles, no ha escapado a las acciones del oficialismo. Dos de los miembros de su equipo han enfrentado en los últimos meses procesos sin tener una acusación formal de las autoridades.

Otro escollo que deberá enfrentar Maduro está en el hecho de que el país sigue dividido en dos mitades, una controlada por el oficialismo y otra por la oposición.

En las elecciones municipales la oposición ganó las alcaldías de las capitales de ocho de los 23 estados del país y de la región metropolitana de Caracas, lo que la asegura un importante control de las mayores zonas urbanas.

___

Fabiola Sánchez es periodista de Associated Press