Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Confederación de militares en servicio pasivo

Alberto Molina
Quito, Ecuador

Históricamente a las organizaciones, especialmente de trabajadores, les ha costado sangre, sudor y lágrimas para demandar de sus patronos, no sólo mejoras salariales, sino también capacitación, reducción de horas de trabajo, período de descanso, medidas de prevención de riesgos, condiciones dignas de trabajo, atención médica, jubilación digna, etc.

Alberto Molina

Alberto Molina
Quito, Ecuador


Publicidad

Históricamente a las organizaciones, especialmente de trabajadores, les ha costado sangre, sudor y lágrimas para demandar de sus patronos, no sólo mejoras salariales, sino también capacitación, reducción de horas de trabajo, período de descanso, medidas de prevención de riesgos, condiciones dignas de trabajo, atención médica, jubilación digna, etc.

Al igual que las organizaciones de trabajadores, los militares que han dejado el servicio activo, en todos los países, se han organizado en asociaciones, federaciones, confederaciones, etc. con la finalidad de vigilar el cumplimiento de sus derechos por parte de las entidades del Estado que tienen la obligación de cumplir con la protección social de quienes sirvieron a la patria.

En Chile, existe la Confederación de Pensionados y Montepiados de la Defensa Nacional. La Confederación tiene por objeto, desarrollar y estimular el sentimiento patriótico. Realizar acciones en beneficio de los socios de las instituciones afiliadas, haciendo uso de los derechos que se consagran la Constitución y las Leyes de la Nación. Unir a todo el personal en retiro de la Defensa Nacional, etc.

En México, la Federación de Militares Retirados A.C. “Gral. Francisco J. Múgica” (Femirac), se agrupa a nivel nacional; es una organización por “una vida digna” y de acuerdo a los estatutos, se dice que la Femirac, es la voz de todos los militares del Ejército, Fuerza Aérea y Armada de México, cualquiera que sea su actual situación militar. “No somos ex militares, sino militares en situación de retiro, esto significa que podemos ser llamados en cualquier tiempo mientras tengamos vida. Nuestra orgullo es haber consagrado una vida a la Patria dejando de lado, madre, familia, todo”. Su divisa es: “La Patria es primero… dejar de luchar es empezar a morir”.

En nuestro país, si bien es cierto que los militares  del Ejército, Marina y Aviación en servicio pasivo, se han organizado en diferentes ciudades y muchas de ellas de acuerdo a sus jerarquías y a la Fuerza que pertenecieron, esta dispersión ha conspirado con la unidad, solidaridad y fuerza que debieron tener. Esta debilidad ha quedado atrás. Hoy tenemos la Confederación Nacional de Militares en Servicio Pasivo y Montepío de las Fuerzas Armadas del Ecuador, que reúne a todas las organizaciones de militares de todas las jerarquías (oficiales y tropa) y de las tres ramas de las FF.AA. de todo el país.

Saludamos a esta Organización que con seguridad  velará no sólo por los legítimos intereses de sus asociados, sino que estará vigilante de la marcha de  institución militar a la que consagramos gran parte de nuestras vidas.

Aquí cabe este pensamiento de autor anónimo: “Ya no llevamos el uniforme pero en la sangre se lleva el sentimiento y el amor de servir a la Patria”.