Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Basta, “economistas”

Nicholas Gachet
Quito, Ecuador

Hasta hace poco pensaba que el debate de quién sabía más sobre economía se trataba dentro del ámbito académico, y (bueno es obvio) que en ese contexto existen personas conocedores que han dedicado su vida a leer, entender e interpretar lo que es la economía.

Nicholas Gachet
Quito, Ecuador


Publicidad

Hasta hace poco pensaba que el debate de quién sabía más sobre economía se trataba dentro del ámbito académico, y (bueno es obvio) que en ese contexto existen personas conocedores que han dedicado su vida a leer, entender e interpretar lo que es la economía.

Últimamente el “boom” en redes sociales me ha permitido analizar que la pretensión de conocimiento, de la que hablaba Hayek, puede ya no traducirse solamente en las acciones de Gobierno sino también parece ser intrínseco a las personas que se jactan en ser profesores y/o intelectuales de la economía.

Es por esto que al escuchar y/o leer a personas (no sólo al Presidente) alardear sobre “dar clases de economía” a fulano o juzgar sobre la validez de una Teoría Económica (que a veces puede ser sentido común) que tiene vigencia pero puede estar sujeta a subjetividades (como la mayoría de temas en las Ciencias Sociales), causa en mí un profundo descontento ya que cae en lo que Tim Harford describe como “El complejo de Dios”.

El otro día, en una red social, leía que alguien (que parecía tener conocimientos en materia económica) pedía una Teoría “medianamente respetable” para explicar el porque la apreciación del dólar en la economía ecuatoriana puede ser mala (seguramente esta persona piensa que esto es positivo). ¿Qué es algo medianamente respetable? ¿Para quién debe ser respetable para que se considere como tal? Eran las preguntas que pensé inmediatamente, pero ¿Se necesita realmente una “Teoría” que explique esto?

Me pregunto si simplemente se puede pensar que (ojala sin que después me quieran dar una clase de economía gratis): como se tiene una moneda que vale más va a resultar más caro un producto que se exporte hacia un país con una moneda más débil. Este tema es una de las preocupaciones que normalmente tienen los exportadores de varios países del mundo.

Personalmente, cada día estoy más convencido de que la economía es un sistema que a futuro será estudiado por medio de las ciencias de la complejidad en base a las teorías matemáticas del caos, redes, fractales entre otros. Esta idea no es mía sino que poco a poco ha ido tomando cabida por medio del estudio de varios académicos al ir viendo ciertas similitudes entre materias como la biología, física y sí la economía entre otros (si existe curiosidad de este tema investigar el trabajo del Santa Fe Institute de los Estados Unidos).

Es por esto que por más sabio de la economía que se considere un economista, un abogado o cualquier otra persona, sepa percatarse que un sistema complejo es difícil de entender puesto que se presta a cambios permanentes y continuos.