Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Un solo tuit

Betty Escobar
Nueva York, Estados Unidos

Ya se lo ha dicho de tantas formas, y no hay un cambio de actitud.

Bettty Escobar

Betty Escobar
Nueva York, Estados Unidos


Publicidad

Ya se lo ha dicho de tantas formas, y no hay un cambio de actitud. ¿Será que el mensaje no es claro? ¿Tal vez no nos expresamos bien? No es broma. Hablo muy en serio. Estoy realmente preocupada, y estoy segura de que no soy la única.

Este último fin de semana cuando leí las cosas que dijo sobre Tania Tinoco, tuve que hacer una excepción y ver parte de ese programa odiador de los sábados. No daba crédito a la falta de respeto hacia una gran periodista como Tania. Las redes sociales estuvieron a reventar por varios días, los mensajes de apoyo hacia ella no paraban.

Apenas el 11 de abril, en la Cumbre de las Américas, el presidente Barack Obama había dicho: “Tal vez el presidente Correa tiene más confianza que yo en la distinción entre la mala prensa y la buena prensa. Hay un montón de prensa que creo que es mala, sobre todo porque me critica, pero siguen hablando libremente en los Estados Unidos porque no tengo confianza en un sistema en el que una sola persona está haciendo esa determinación. Pienso que si creemos en la democracia significa que todo el mundo tiene la oportunidad de hablar y ofrecer sus opiniones y defender lo que creen que es correcto…”.

Siete días después de las palabras de Obama, el líder máximo de Alianza PAIS arremete contra Tania Tinoco, periodista reconocida y respetada por los ecuatorianos. Su credibilidad no nació de la noche a la mañana, Tinoco tiene casi 30 años en el noticiero Telemundo y desde 1995 es su directora. ¿Cuántos años tiene la revolución ciudadana en el Ecuador?

Todo se originó por un tuit que posteó Tania Tinoco en su cuenta personal de Twitter, expresando su opinión sobre las reformas al régimen de seguridad social: “Prohibido Olvidar: 91 asambleístas han empujado al Iess al despeñadero, actuando en contra de 3 millones de afiliados, 3 millones de ecuatorianos”. Creo que lo importante no es si estamos de acuerdo o no con la comunicadora. Aquí el punto es que un tuit (140 caracteres) logró una reacción desmesurada por parte del Gobierno. El mensaje de Tinoco mereció una cadena nacional, que el troll center se reactivara para criticarla y que el presidente Correa llegue a decirle “…vamos a ver pues si esta Señora, por decencia, renuncia a su cargo de periodista, porque de periodista no tiene nada ante su falta de ética.”

Primero, ser periodista no es un cargo, es una profesión. Segundo, ¿“falta de ética”? No sé dónde habrán estado ellos en estas últimas décadas, pero el resto de ecuatorianos hemos sido testigos, noche a noche, de la ética y profesionalismo de Tania Tinoco.

Y aquí viene la pregunta necia y desgastada: ¿Hasta cuándo gastan dinero y energía en atacar a alguien solo por no opinar como ellos? A veces creo que hasta envidia sienten hacia aquellos que –con valentía, inteligencia y decencia– se atreven a decir lo que piensan. Tal vez por eso los persiguen, porque no pueden ser como ellos, no pueden ser ni como Tania Tinoco ni como muchos otros que, a pesar de todo… no callan, ni renuncian. (O)