Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

¿Impuestos retroactivos?

Eduardo Carmigniani
Guayaquil, Ecuador

A riesgo de repetir lo obvio, empiezo recordando que las leyes sobre impuestos no pueden, en caso alguno, ser retroactivas.

Eduardo Carmigniani
Guayaquil, Ecuador


Publicidad

A riesgo de repetir lo obvio, empiezo recordando que las leyes sobre impuestos no pueden, en caso alguno, ser retroactivas. La Constitución de Montecristi es tajante al respecto: “El régimen tributario se regirá por los principios de… …irretroactividad….” (artículo 300). Las leyes que crean impuestos rigen solo para el futuro, nunca para el pasado.

Bajo el régimen del actual Gobierno se han creado impuestos para gravar hechos que antes no los generaban. No juzgo si eso ha sido acertado o no. Eso es otra discusión. Solo destaco que la visión gubernamental ha sido imponer tributos para situaciones que antes no los producían. Tampoco voy a entrar a discutir si, o se demoraron mucho en darse cuenta, o si es mera cuestión de necesidades de caja fiscal. Lo cierto es que hay nuevos impuestos.

Cito solo dos ejemplos: el que grava las utilidades que las compañías pagan a los accionistas (pues antes solo pagaban las compañías, ahora ambos); y el que grava la ganancia obtenida en la venta ocasional de acciones (este último vigente recién desde este año 2015). Por el ya referido principio constitucional de irretroactividad, dichos tributos solo deben pagarse a partir de que se los creó. No por períodos anteriores (lo que, insisto, resulta bastante obvio, con independencia de la responsabilidad política por la demora en establecerlos, si resultase condenable que en el pasado no hayan existido).

Cierro el introito. Como los impuestos solo pueden crearse por ley a iniciativa del Ejecutivo, en el supuesto de que haya situaciones que ameriten ser gravadas (y no haya ley que lo haga), solo puede achacarse la omisión a esa función del Estado. Nunca a los ciudadanos, pues también es bastante obvio que los impuestos son impuestos, no voluntarios. Que los accionistas de una compañía no hubiesen estado obligados a pagar tributos por los dividendos que recibían, o que quienes hubiesen vendido acciones tampoco hubiesen estado obligados a tributar por las ganancias obtenidas, no es cuestión que pueda atribuírseles como ilegal y menos inmoral. Si hubiese algo condenable, el único responsable sería quien se dio cuenta tarde. ¿Capisci?