Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Manuela Picq

Héctor Yépez
Guayaquil, Ecuador

Está en video: mientras protestaba pacíficamente el 13 de agosto, la francesa y brasileña Manuela Picq fue agredida, vejada y detenida por una fuerza pública que, en vez de defender la Constitución, se ha convertido en la fuerza de choque del correísmo.

Héctor Yépez
Guayaquil, Ecuador


Publicidad

Está en video: mientras protestaba pacíficamente el 13 de agosto, la francesa y brasileña Manuela Picq fue agredida, vejada y detenida por una fuerza pública que, en vez de defender la Constitución, se ha convertido en la fuerza de choque del correísmo. A Manuela la intentaron deportar, sin ninguna motivación jurídica, violando sus derechos como migrante dedicada a la academia y al periodismo. ¿Su delito? Alzar la voz contra el gobierno y enamorarse de Carlos Pérez Guartambel, uno de los líderes del levantamiento indígena que ha sacudido el país para exigir el archivo de las reformas constitucionales que pretenden eternizar a Rafael Correa como monarca de facto del Ecuador.

El caso de Manuela Picq es dramático, sí, pero es solo la punta del iceberg.

Antes que nada, revela la doble moral de una Revolución de la Chimoltrufia que como dice una cosa, dice otra. Mientras asilan a Julian Assange en la embajada de Londres con nuestros impuestos, alegando la defensa mundial del debido proceso y la libertad de expresión, casa adentro niegan derechos a una extranjera por expresarse en las calles y en los medios. No, en Ecuador no se guardan las apariencias. Lo que normalmente se disimularía para evitar el escándalo, aquí se publicita en televisión nacional, entre la novela y el partido de fútbol, como demostración de omnipotencia política. Para que todos sepamos quién manda.

Pero la realidad es testaruda: esos mismos ciudadanos, en cuyo nombre la Revolución impone su puño autoritario, hoy repletan las calles a lo largo del país. Tal como Manuela Picq y Carlos Pérez Guartambel, Salvador Quishpe y Lourdes Tibán, los trabajadores y los médicos, los estudiantes y los jubilados, somos cientos de miles quienes —antes forajidos, hoy golpistas blandos— exigimos un cambio democrático. Así, aunque no sea ecuatoriana de nacimiento, Manuela Picq se ha convertido en la punta del iceberg de esa protesta violentamente reprimida por la fuerza pública que comanda el ministro José Serrano, cuya foto en redes sociales, escondido detrás de los escudos policiales y arengando a los uniformados, es la mejor caricatura de la tragicómica represión al pueblo, que es siempre tan arrogante como cobarde.

Y el iceberg sigue creciendo: Nina Pacari reclamó por la detención de más de 70 indígenas (contados al fin de semana pasado) y Salvador Quishpe denunció a infiltrados violentos, con las caras tapadas, que intentaron deslegitimar la protesta. Y mientras la amplísima mayoría de manifestantes hemos salido en paz y en familia a expresar nuestra opinión, la agresión policial genera un círculo de violencia cuyo desenlace es imprevisible. ¿Qué esperan para oír al pueblo? ¿Cuándo entenderán que nadie se come el cuento de un diálogo frente al espejo, montado como las sabatinas, para hablar de equidad mientras el Presidente tiene dos aviones de lujo para su uso particular? ¿Cuándo admitirán que no es Revolución empeorar los vicios de la partidocracia que han reciclado, ni es Ciudadana una argolla política que, en vez de obedecer al pueblo, lo pretende silenciar a punta de toletazos? ¿Cuándo se darán cuenta de que la solución para tranquilar al país no es decretar un irresponsable estado nacional de excepción, manipulando la situación del Cotopaxi, sino simplemente escuchar, cumpliendo el deber más elemental de un gobierno en democracia?

Twitter: @hectoryepezm