Ecuador. Martes 28 de Marzo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Elecciones en Perú: ¿el retorno de Fujimori?

Giuseppe Cabrera V.
Ambato, Ecuador

El xenófobo y estridente discurso del magnate norteamericano Donald Trump, nos ha mantenido pendientes de las primarias estadounidenses, y han hecho olvidar a la mayoría, de los comicios de nuestro vecino país del sur.

Este domingo 10 de abril  se celebran las elecciones generales en Perú y el escenario electoral no podría estar más complejo, de los 19 candidatos que se han inscrito en un comienzo quedan 10 en la carrera presidencial, después de las candidaturas anuladas y los partidos que no lograron la inscripción. Y es que exceptuando el presidenciable Aprista, los candidatos con mayores posibilidades vienen de organizaciones políticas nuevas o en las que no militaban anteriormente, esto responde a que el 89% de los peruanos no creen en los partidos políticos, lo que brinda un escenario favorable para las tendencias populistas.

Publicidad

Mientras en países como Venezuela o Argentina parece que los populismos se van terminando, en Perú el ciclo populista quiere entrar con fuerza de la mano del fujimorismo, los partidos políticos en contienda reflejan esa tendencia personalista, de que solo han sido creados alrededor de una candidatura presidencial y sin ninguna propuesta ideológica, basta con ver los logos de los partidos Fuerza Popular de Keiko Fujimori y del partido Peruanos Por el Kambio del banquero Pedro Pablo Kuczynski que llevan en sus distintivos las iniciales de sus candidatos presidenciales, lo que evidencia que la única intención de inscribir sus partidos fue la de posicionar liderazgos apartados de programas de gobierno estructurados y viables.

El debate presidencial del pasado domingo, ha puesto en evidencia las propuestas demagógicas y poco planificadas de los favoritos: desde la construcción de una cárcel a 4000 metros para aislar a los criminales que ha presentado Keiko, hasta la legalización de la pena de muerte por parte de Alan García, propuestas que buscan llegar al electorado usando su mayor preocupación, que es la insostenible delincuencia.

Pero el caso más sorprendente parece ser el de Keiko Fujimori, que se encuentra primera en las encuestas con aproximadamente un 35%, lo que la coloca a casi 20 puntos de diferencia de los dos candidatos siguientes, la receta de la primera dama más joven de América, ha sido una extraña mezcla entre quienes aceptan la historia de redención y perdón a Fujimori creyendo en las segundas oportunidades -que también se la dieron a Alan García– y un segundo grupo que aún se consideran Fujimoristas. La hija de Alberto Fujimori, condenado a 25 años por corrupción y violación de derechos humanos, parece ser imparable.

Lo que parece seguro hasta el momento es que abra segunda vuelta y sería más interesante pensar que Verónica Mendoza del Frente Amplio llegue a la misma, pues ha logrado escalar de un 2% cuando inscribió su candidatura a un 15% hasta el cierre de las encuestas, manteniendo un empate técnico con Pedro Kuczynski que se encuentra segundo. Lo que es claro es que el modelo económico del Perú no cambiará mucho con el resultado electoral, pero si abrirá una peligrosa brecha para candidaturas cada vez más populistas y menos oportunidad para los partidos políticos estructurados en el Perú.