Ecuador. Sábado 10 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Cómo afectará el Brexit al fútbol inglés

Marcelo Aguirre
Guayaquil, Ecuador

La posible salida de Gran Bretaña de la Unión Europea se ha convertido en uno de los temas que más incertibumbre ha generado este año.

El referendum, que decidirá el futuro de la nación británica, tendrá efectos graves en lo político, financiero y social. Pero también, terminará afectando a la ligas de fútbol de los países miembros, principalmente a la liga Premier de Inglaterra, una de las más importantes del mundo.

Publicidad

El principal sueño de muchos jugadores, que consiste en jugar en los grandes equipos de Inglaterra, puede transformarse en algo imposible de realizar. Todo debido a los políticas que maneja el país para entregar visas de trabajo a jugadores extranjeros. Actualmente, las reglas impuestas por la Football Association (FA) y el Home Office, son de difícil acceso para jugadores que provienen de países no miembros de la UE. Los ecuatorianos, por ejemplo, deben cumplir cierta cantidad de partidos con la selección nacional antes de poder jugar en un club de Inglaterra. Jugadores como Mark González (chileno) y Carlos Vela (mexicano), debieron jugar a préstamo en el fútbol español, mientras completaban el número de partidos internacionales requerido por la FA para recibir el permiso.

Salir de la Unión Europea, significaría que jugadores nacidos en España, Italia, Alemania y países miembros de la UE, sean considerados extranjeros, y por ende deberían regirse por las estrictas reglas de la FA y el Home Office para obtener el permiso de trabajo. Según un estudio hecho por The Guardian, un 66% de los extranjeros que juegan actualmente en la Premier no obtendrían permisos de trabajo para jugar en Inglaterra. Este 66%, está regado en todos los equipos que componen la primera división del fútbol inglés. Algunos equipos, como el Newcastle Utd, poseen más de 10 jugadores que no tendrían dicho permiso. Jugadores importantes como David De Gea de Manchester United y Cesar Azpilicueta de Chelsea, están dentro del 66% que debería dejar el fútbol de Inglaterra.

La salida masiva de jugadores de los principales clubes de Inglaterra, obligaría de cierta manera a dichos equipos a usar más talento nacional. Aunque Greg Dyke, presidente de la FA, declaró que ya están trabajando en un nuevo sistema de visas, no es claro todavía cuanto tardará este proceso en entrar en vigencia. Hay que considerar que el referendum tendrá lugar el 23 de junio, fecha en la cual el mercado de pases del fútbol europeo está abierto, lo que permitiría a estos extranjeros negociar inmediatamente su salida de Gran Bretaña.
Luego de entender el efecto legal que tendría el Brexit en la Premier, cabe la siguiente pregunta: ¿Es malo para la Inglaterra actual que sus clubes den paso a jugadores nacionales y salgan los extranjeros?

La respuesta a esa pregunta deber ser analizada en distintos aspectos. El primero de ellos, es el económico. Los estudios de la prensa británica predicen un dramático decrecimiento en la cantidad de auspiciantes, tanto de los clubes como de la competición en sí. De salir jugadores extranjeros considerados “de atracción” para las grandes marcas, estas perderían interés en pautar con estos equipos. En muchos casos, los ingresos por auspicios representan gran porcentaje del capital de los clubes. Los equipos más grandes, podrían suplir la baja de extranjeros e ingresos con mayor facilidad, pero los equipos de menor poder la tendrían más complicada. Esto podría desembocar en una desigualdad profunda a la hora de competir, y, la competividad, es uno de los factores más atractivos que posee esta liga.

Además, el catastrófico desplome de la libra esterlina, provocaría un incremento en el precio de los jugadores que los clubes de la Premier deseen adquirir. Por ejemplo, un jugador como Cristiano Ronaldo, por el cual un club inglés interesado debía pagar 150 millones de libras esterlinas al Real Madrid, ahora, con el nuevo valor de la libra, deberá pagar cerca de 250 o 300 millones. Esto causaría un problema para los clubes ingleses que deseen adquirir jugadores de otras ligas para reforzarse. Incluso, por las reglas que rige la FIFA sobre el Fair Play Financiero, es probable que tengan que vender bastantes jugadores antes de poder adquirir uno.

Luego, debemos analizar el plano netamente futbolístico, a nivel de clubes y selección. Históricamente, en las grandes ligas europeas, ha existido una alta correlación entre la cantidad de jugadores que aportan los clubes importantes a la selección, y el rendimiento dentro de la cancha de la misma. Para darnos cuenta de esto, podemos analizar el pasado no muy lejano de las otras grandes ligas europeas: Italia, España y Alemania.

La selección de Italia ganó su último Mundial en Alemania 2006, con un plantel conformado en su totalidad por jugadores de la Serie A italiana. No solamente nos damos cuenta que todo el plantel jugaba en Italia, sino que más de la mitad de los 11 titulares provenían de la Juventus, campeón de Serie A en 2006 (pese a que por amaño de partidos perdió el título), y del Milán (finalista de Champions en 2005 y luego campeón en 2007). Si nos trasladamos ahora al año 2010, vemos que un equipo italiano, Inter, dominó el fútbol italiano y europeo, pero, curiosamente, ningún miembro del plantel de Italia en Sudáfrica pertenecía a dicho club. AS Roma, que terminó en segundo lugar de la liga italiana aquel año, apenas aportó con un jugador. Como consecuencia, Italia en aquel Mundial se eliminó en fase de grupos.

En Alemania, la tendencia a dar paso a jugadores nacionales jóvenes viene desde inicios del 2000. A nivel de clubes, esta medida les salió costosa, ya que sus clubes no pudieron hacer frente a nivel internacional, hasta que resurgieron el FC Bayern y el Borussia Dortmund como potencias en la temporada 2012-2013 y ganaron la Champions. Pese a que los clubes evidenciaron varios defectos a la hora de competir con sus rivales de Europa, la selección de Alemania fue protagonista en casi todos los torneos que disputó durante estos años (Mundiales 2002, 2006, 2010 y Euros 2008 y 2012). Coincidentemente, un año después de que un equipo alemán volvió a ganar la Champions, la Mannschaft finalmente pudo volver a ganar un Mundial. El seleccionado alemán, en Brasil 2014, estaba conformado en su gran mayoría por jugadores del FC Bayern y el Borussia Dortmund.

España, tampoco es excepción a esta tendencia. La selección ibérica se vio eliminada en octavos de final del Mundial 2006, pese a que ese año un club español ganó la Champions. El FC Barcelona, mejor equipo del fútbol español en aquella época, apenas aportaba con 2 jugadores (Puyol y Xavi) a la alineación habitualmente titular de España. Sin embargo, la situación cambio en el año 2010, cuando el Barcelona de Guardiola aportó con 5 de los 11 titulares de la España campeona del mundo en Sudáfrica (6 si contamos a Pedro que fue titular en un par de partidos del campeonato Mundial).

Luego de analizar a las 3 potencias del fútbol europeo, queda claro que cada vez que los principales equipos de la liga contaban con gran cantidad y calidad de jugadores nacionales, la selección de aquel país lograba éxitos.

Con este panorama, llegamos a analizar el presente de Inglaterra. Leicester City, actual campeón de la Premier League, apenas aporta con un jugador al plantel de Inglaterra que va a jugar la Euro 2016 en Francia. Manchester City, equipo inglés con mejor rendimiento en la última Champions, cuenta apenas con un jugador inglés en su alineación titular. Está claro, que en el aspecto futbolístico, Inglaterra, un país que no obtiene títulos desde 1966, necesita urgentemente que su Liga sea de aporte para la selección.

Publicidad