Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

¿Cuándo?

Danilo Arbilla
Montevideo, Uruguay

Las próximas elecciones presidenciales en Brasil están previstas para el día 7 de octubre (primer domingo) del 2018, con una eventual segunda vuelta para el último domingo (28) de ese mismo mes.

Pero podrían precipitarse. En estos días, desde manifestaciones callejeras hasta el Colegio de Abogados brasileño reclaman la salida del presidente Michel Temer. “Fuera Temer” y “Elecciones directas ya” es el grito de la calle. En tanto, el Supremo Tribunal Federal apura investigaciones sobre la corrupción que involucran a Temer y, a su vez, el Supremo Tribunal Electoral se ocupa de resolver sobre eventuales delitos que cuestionarían la legitimidad y validez de las pasadas elecciones presidenciales del 2014 en que fueron elegidos Dilma Rousseff y el mencionado Temer como su compañero de fórmula.


Publicidad

Temer se resiste, y afirma “no renunciaré”, “si quieren, que me derriben” (?); en todo caso, que lo juzguen, que lo condenen (si corresponde) y lo quiten del cargo como pasó con Dilma. El actual presidente es investigado por varios “asuntos” desde antes, a lo que ahora se ha sumado una denuncia de soborno por parte del principal ejecutivo de la mayor empresa frigorífica del Brasil y del mundo; con grabaciones y todo.

La mayoría de los analistas aventuran un anticipo de las elecciones. Con el diario del lunes es más seguro acertar en las carreras.

En realidad, dados los hechos y la situación, debieran anticiparse. Lo cierto es que debiera haber habido elecciones ya hace un tiempo, como en su momento reclamaron Marina Silva, que fue candidata del Partido Socialista en el 2014, y el expresidente Fernando Henrique Cardozo, entre otros. En abril del año pasado –“Ocurrencias y algunas preguntas”– escribíamos: “… resulta algo extraño que se haya optado por el camino del “impeachment”, con delitos que para muchos no son tan claros y con el riesgos de que los sustitutos sean peores, cuando sí se ha comprobado que hubo otros manejos y uso de dineros indebidos que, para decir lo menos, “enviciaron” la elección. Son elementos de mucho mayor peso en función de los cuales el Supremo Tribunal Electoral podría anular por fraude la elección anterior –la de Dilma y Temer– y convocar a nuevas elecciones”.

Y, en efecto, todo parece muy claro, pero las cosas y los hechos no solo obedecen a los pareceres de analistas y periodistas y a las declaraciones y reclamos de políticos. En este país las Fuerzas Armadas siguen siendo el mayor factor de poder, en consulta con Itamaraty y atentas a las opiniones de la Federación Industrial de São Paulo (FIESP).

El año pasado, en medio de tanto caos, tanta investigación judicial, con tantos “casos” pendientes y en proceso y con una economía desquiciada, puede que una elecciones generales no se entendiera lo más atinado. En esos momentos, era preciso tomar muchas medidas impopulares, y que mejor que fuera el impopular vicepresidente, asumido como titular quien las tomara.

Eso fue lo que paso. Con Temer se han puesto en marcha varias medidas duras e impopulares y estás ya muestran sus resultados positivos y se reflejan en la economía. El problema es que con estas nuevas denuncias contra Temer, todo se puede desbarrancar.

De cualquiera manera habrá que ver. Lo que no se quiere –y así lo han advertido públicamente los militares– es que una situación de caos pueda ambientar y favorecer el advenimiento de un “gobierno populista.

También hay muchos elementos para pensar que, en los “centros de poder” citados, se “desea” una renovación de la clase política, la que parece facilitarse bastante por las actuaciones judiciales.

Unas elecciones ya complicaría. Esperar ayudaría a limpiar aún más el campo: junto con las denuncias contra Temer, también se han denunciado “entregas” a Lula –el autoproclamado de apuro candidato a la presidencia– y a Dilma. Solo hay que esperar para ver qué pasa o esperar que pase lo que “debe” pasar. Aecio Neves, el senador y excandidato que enfrentó a Dilma en las pasadas elecciones, ya está fuera y se suma a algunos otros más. Como que la “renovación” está en marcha y solo necesitaría un poco más de tiempo; el terreno casi ya está limpio.

¿Elecciones anticipadas? Parecería que sí y parecería que no. Si lo de Temer se agravara –y está grave–, siempre cabe la opción constitucional de que el Congreso elija un presidente hasta el final del periodo.

Brasil tiene sus complejidades. No es fácil hacer pronósticos.