Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Heraldos y Carmelitas, fuera de Sucumbios

 


Publicidad

El conflicto en Nueva Loja, provincia de Sucumbíos, originado por el despido de 20 trabajadores de la Radio Sucumbíos tiene hoy un nuevo escenario. Por decisión de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana (CEE), ni la Congregación Heraldos del Evangelio, ni la Orden Carmelitas Descalzos están autorizados a regresar a la provincia.

Mediante un comunicado, la cúpula de la Iglesia informó que conforme a las disposiciones emanadas por el Superior General de la Orden de Carmelitas Descalzos, el equipo de frailes carmelitas que servía en San Miguel de Sucumbíos ha salido de la zona y ha entregado formalmente a Monseñor Angel Polivio Sánchez Loaiza, Delegado Pontificio, los espacios y tareas que corrían a su cargo.

De igual forma, los misioneros Heraldos del Evangelio, luego de una serena revisión de todas las circunstancias, han considerado oportuno, como un gesto de delicadeza y disponibilidad con el Santo Padre, poner en sus manos la comisión recibida.

Sacerdotes diocesanos de Quito, Guayaquil, Ibarra, Ambato, Loja y San Jacinto de Yaguachi se harán cargo, termporalmente, del servicio del Vicariato.

Otro elemento que se sumó al conflicto fue la decisión de Monseñor Gonzalo López Marañón, ex obispo de Sucumbíos, de iniciar un ayuno y oración permanentes por la reconciliación y la paz en Sucumbíos. Con el lema “Para curar heridas y reconciliar Sucumbíos”, Monseñor López Marañón, de 77 años de edad, retirado del Obispado de la provincia amazónica desde el pasado mes de octubre, se instalará en el patio de la Capilla del Belén, en la ciudad de Quito, de forma indefinida hasta que haya señales claras de reconciliación entre la población.