Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Amnistía Internacional pide al gobierno ecuatoriano por los Sarayaku

QUITO, Ecuador (AP) — El gobierno ecuatoriano debe acelerar el proceso para eliminar 1,4 toneladas de explosivos dejados por una empresa petrolera argentina para la explotación de crudo en el territorio del pueblo amazónico de Sarayaku, pidió este viernes la organización Amnistía Internacional.


Publicidad

No hubo reacción inmediata en medios oficiales sobre lo señalado por esa organización internacional.

Amnistía dijo en un comunicado que la Corte Interamericana de los Derechos Humanos emitió el 25 de julio un fallo que dictaminó que el pueblo de Sarayaku no fue debidamente consultado antes de que la empresa argentina Compañía General de Combustibles entrara en 2002 en su territorio, 195 kilómetros al sur este de Quito.

Según el dictamen de esa corte internacional, el estado ecuatoriano había violado el derecho de propiedad de la comunidad, su identidad cultural y había puesto en riesgo la supervivencia de los sarayaku debido a que en su territorio quedó gran cantidad de explosivos destinados a la exploración petrolífera.

Convocó a Ecuador a “acelerar la eliminación segura de 1,4 toneladas de explosivos de alta potencia que la compañía petrolera dejó en su territorio”, y dijo que el gobierno “debe de hacer más para proteger los derechos humanos del pueblo quichua de Sarayaku para cumplir plenamente con el fallo”.

Los Sarayaku son un pueblo de unos 1.200 integrantes cuyos territorios ancestrales están ubicados al sureste de la selva amazónica ecuatoriana.

El año pasado Ecuador aprobó un decreto que da un marco legal para la consulta a la población en las zonas afectadas por los proyectos de petróleo y gas, pero Amnistía Internacional adujo que dicho decreto “no fue consultado y acordado con los pueblos indígenas conforme con los estándares internacionales y muchos de ellos han expresado serias dudas sobre el proceso de consulta que tuvo lugar”.

A finales del 2012 el gobierno ecuatoriano reanudó un proceso de licitación pública para la apertura de varios sectores de la amazonia al negocio petrolífero, proceso que sigue abierto.