Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Las elecciones en Australia, en la que es candidato Assange, serán el sábado

Assange en campaña política aspirando al parlamento de Australia.

ídney (Australia), 4 sep (EFE).- El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, el excéntrico millonario Clive Palmer o el Partido de los Fumadores son algunos de los candidatos o partidos que pugnan por un escaño en las elecciones del sábado próximo en Australia.


Publicidad

En total, hay más de 1.600 aspirantes a ocupar los 150 escaños de la Cámara baja o los 40 asientos de los 76 que se disputan en el Senado, aunque la mayoría se los repartirán según los pronósticos el gobernante Partido Laboral y los conservadores, las formaciones mayoritarias.

Por su fama internacional, destaca la candidatura de Assange, quien se encuentra refugiado en el Embajada de Ecuador en Londres desde junio de 2012 para evitar ser extraditado a Suecia, donde se le acusa de supuestos delitos sexuales aunque él alega que es una estratagema para enviarlo a EE.UU..

El periodista de 42 años, quien aspira a un puesto en el Senado por su Partido WikiLeaks para defender la libertad de prensa y el derecho de los refugiados, recientemente apareció en un vídeo clip, cantando con una peluca rubia el tema “You’re the Voice”, del australiano John Farnham.

El vídeo le valió una amonestación del presidente ecuatoriano, Rafael Correa, por parodiar al primer ministro y candidato laborista, Kevin Rudd, al conservador Tony Abbott e incluso a la exjefa del Gobierno, Julia Gillard, quien abandonó el puesto tras perder el apoyo de sus compañeros en el Partido Laborista.

Sin embargo, Ecuador sigue apoyando a Assange, que a su vez mantiene la esperanza de que el Reino Unido le permita viajar a Australia si su partido obtiene un escaño en el Senado.

En caso de que no pueda viajar, otra persona designada por su partido asumirá sus funciones legislativas, tal y como lo permite las leyes australianas.

Inicialmente se había designado a la escritora Leslie Cannold como la eventual sustituta de Assange, pero ésta renunció al partido por una polémica sobre las preferencias electorales.

Con ella salieron otras importantes figuras de WikiLeaks que pusieron al partido en la cuerda floja.

Sin tirar la toalla, Assange reconoció que había descuidado a su partido por ayudar al extécnico de la CIA Edward Snowden, otro conocido informático conocido por las filtraciones de secretos de EE.UU., e incluso puntualizó que la salida de los críticos eliminó una “fuente de conflicto” en el partido.

En este panorama electoral también ingresó el excéntrico multimillonario australiano Clive Palmer, conocido por impulsar la construcción de una réplica del Titanic y el parque jurásico más grande del mundo, así como por sus impredecibles reacciones contra la prensa.

Su Partido Palmer Unido -que parece ganar adeptos, sobre todo en el estado minero de Queensland- tiene como uno de sus principales caballos de batalla la reducción de los impuestos, especialmente los corporativos, con el fin de impulsar la economía.

Menos popular en el escenario electoral australiano es el defensor de la eutanasia Philip Nitschke, apelado el “Doctor Muerte”, que busca un escaño en el Senado por el Territorio de la Capital Australiana, donde una gran parte de la población se muestra a favor de legalizar la muerte asistida.

Otra de las candidatas es la nacionalista Pauline Hanson, fundadora del Partido Una Nación.

“No me opongo al Islam como país, pero siento que sus leyes no deben ser bienvenidas en Australia”, afirmó durante la campaña Banister, de la formación nacionalista, en unas declaraciones que fueron divulgadas en todo el mundo y le valió el apodo de la Sarah Palin australiana.

En las elecciones generales también participan al menos cuatro candidatos de origen hispano, Joe López y Gabriela Zabala, ambos por el Partido Socialista Igualdad; así como Ana Rojas y José Henríquez, representantes del Partido Elévate Australia.

Junto con formaciones minoritarias tradicionales como el Partido Verde o el partido de los Demócratas, concurren otras menos convencionales como el Partido Australiano Sexo, el Partido Ayuda a Terminar la Prohibición de la Marihuana, el Partido de Padres sin Custodia o los Escépticos Climáticos. EFE