Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Yasunidos lucha por evitar explotación del ITT

Quito, 30 may (EFE).- El colectivo Yasunidos se mantiene en su intento por evitar la explotación de crudo en una zona de alta biodiversidad de la Amazonía ecuatoriana, y ahora suma a su lucha un informe académico sobre las firmas que presentó para respaldar su petición de una consulta popular, informó hoy esa organización.

En abril pasado, el colectivo presentó miles de firmas como respaldo a su petición de una consulta popular para que sea el pueblo el que decida sobre la explotación en una zona de la reserva natural del Yasuní.

No obstante, el Consejo Nacional Electoral (CNE) invalidó, por distintas razones, miles de ellas y las que reconoció como válidas no eran suficientes para respaldar la petición de Yasunidos que, por su lado, cuestionó el proceso de verificación de las rúbricas y denunció irregularidades, que el CNE rechazó.

Las firmas recolectadas por el movimiento ambientalista para promover la consulta popular no llegaron al 5 % del padrón electoral, como exige el reglamento que regula la convocatoria de estas votaciones, ya que el CNE sólo declaró como válidas 359.761 de las 583.324 necesarias.

Un grupo de académicos presentó ayer un estudio, que tiene un margen de error del 0,76 % y que señala que “el total de registros válidos se encuentra entre 667.334 y 680.339”.

Fabricio Astudillo, vocero del colectivo, dijo a Efe que el “informe independiente” de los académicos presentado ayer es un “elemento” más de su lucha pues, en su opinión, muestra que “es muy poco probable que el Consejo Nacional Electoral tenga razón”.

“Sólo el hecho de que existan otros sectores de la opinión pública que den su criterio con respecto al proceso de verificación de firmas ya es un logro”, dijo al apuntar que seguirán “luchando para que se respeten la opinión y la voluntad del pueblo ecuatoriano”.

Insistió en la necesidad de que el CNE publique las firmas que se invalidaron y señaló que “la obligación” de ese órgano es “ser transparente”.

Mientras Yasunidos espera respuestas del CNE, el Ministerio de Ambiente dio luz verde a la empresa pública Petroamazonas para iniciar las actividades preparatorias para su operación en dos campos de la Amazonía, uno de ellos situado dentro del Yasuní, una zona de reserva de la biosfera.

Para Astudillo, el estudio presentado por los académicos de la Escuela Politécnica Nacional y de la Universidad Andina Simón Bolívar es “un elemento más que refuerza la idea (de) que el Consejo Nacional Electoral no está actuando de buena fe, de manera coherente, (…) que está negando que el pueblo ecuatoriano asuma un rol protagónico en la toma de decisiones en la vida política del país”.

El vocero de Yasunidos opinó que el estudio puede servir de “prueba” ante la opinión pública de que “algo que no está bien pasó en el proceso de verificación de firmas” del CNE.

“Es un elemento que tiene varias aristas para nosotros: puede ser utilizado dentro de procesos administrativos, jurídicos, comunicacional, etcétera”, añadió al señalar que la lucha que adelantan es “dura”.

El Parque Nacional Yasuní es una de las zonas con mayor biodiversidad del mundo y en uno de sus vértices se ha descubierto un gran yacimiento petrolero, conocido como Ishpingo Tambococha Tiputini (ITT). La ministra de Ambiente de Ecuador, Lorena Tapia, otorgó la licencia ambiental para los campos Tiputini y Tambococha.

La iniciativa de Yasunidos surgió después de que el pasado 15 de agosto, el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, anunciara la eliminación del proyecto Yasuní-ITT, que buscaba el respaldo económico de la comunidad internacional para no explotar el crudo de las zonas del ITT.

Según dijo entonces, “el mundo nos ha fallado” al no contribuir con el proyecto y anunció que la explotación petrolera en el Yasuní afectará “menos del uno por mil del Parque”, que abarca un millón de hectáreas de la selva amazónica y que el aprovechamiento de las reservas del ITT representará ingresos por unos 18.000 millones de dólares. EFE


Publicidad