Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Policía detiene a Carlos Figueroa, uno de los tres sentenciados por injuriar a Correa

QUITO 21 DE JULIO DEL 2014. En la Foto Carlos Fiegueroa cuando es ingresado a la Unidad de Flagrancia de Quito . FOTOS API / JUAN CEVALLOS.

La policía de Ecuador detuvo hoy al médico Carlos Figueroa, condenado junto al opositor Cléver Jiménez y su asesor, Fernando Villavicencio, por injuriar al presidente del país, Rafael Correa, informó el Ministerio del Interior.


Publicidad

En un escueto mensaje en la red social Twitter, el ministerio indicó que la detención de Figueroa, condenado a seis meses de prisión, se produjo en el norte de Quito.

“Esto no es justicia. Aquí no hay justicia. Aquí en el Ecuador no hay Justicia. Solo para eso utilizan la justicia: para encarcelar a gente honesta”, dijo Figueroa a periodistas tras ser detenido.

El arrestado, quien explicó que había ido a visitar a su madre, enferma de cáncer terminal, aseguró que no se entregó, sino que le detuvieron.

Jiménez y Villavicencio fueron sentenciados a dieciocho meses de cárcel y Figueroa a seis por lanzar acusaciones contra Correa, sin pruebas, en relación con los hechos ocurridos el 30 de septiembre de 2010.

Ese día, el gobernante estuvo retenido durante varias horas en un hospital de Quito en medio de una revuelta policial que el Gobierno considera un intento de golpe de Estado.

Los condenados lo acusaron ante la Fiscalía de haberse trasladado a las instalaciones de una universidad para planear su rescate y regresar luego al hospital para ser liberado.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), a la que acudieron los condenados, les otorgó medidas cautelares y reclamó al Estado ecuatoriano la suspensión de la ejecución de la condena, pero el Gobierno argumentó que el organismo no tiene competencia para hacer esta exigencia.

La comunidad indígena de Sarayaku, en la provincia amazónica de Pastaza decidió proteger a los imputados en virtud de las medidas de la CIDH, aunque en mayo sus dirigentes aseguraron que los condenados ya no se encontraban en la zona.

El abogado de Figueroa, Milton Castillo, dijo que el detenido fue trasladado a una Unidad de Flagrancia y de allí a la cárcel número 4, ubicada en el norte de Quito, publicó el diario público El Telégrafo en su edición digital.

El letrado dijo que se espera que la Justicia se pronuncie sobre el caso tomando en cuenta las medidas cautelares otorgadas por la CIDH y que presentará un recurso de habeas corpus (presentación ante la autoridad judicial) y solicitará su liberación inmediata. EFE