Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Condenan a doce años a seis policías acusados de intentar asesinar a Correa el 30S

Hospital de la Policia, durante insurrección del 30 de septiembre del 2010.

Un tribunal de Ecuador condenó hoy a 12 años de prisión a seis policías acusados de intento de magnicidio durante una revuelta de agentes ocurrida el 30 de septiembre de 2010, que el presidente del país, Rafael Correa, interpretó como un intento de golpe de Estado.


Publicidad

El Tribunal Séptimo de Garantías Penales de la provincia de Pichincha anunció este martes por escrito la pena y ratificó la sentencia adoptada el pasado 1 de agosto, cuando declaró culpables a los gendarmes, informó el diario oficial El Telégrafo en su versión de internet.

El diario recordó que el Código Penal ecuatoriano señala que “la tentativa de asesinato contra el Presidente de la República o el que se hallare ejerciendo la Función Ejecutiva será reprimida con reclusión mayor de ocho a doce años, aunque no llegue a inferirse daño alguno”.

En el proceso se presentaron testimonios de 51 personas, además de fotografías y vídeos de reporteros gráficos que cubrieron la revuelta.

El fiscal de la causa, Gustavo Benítez, dijo el pasado 1 de agosto, tras conocer el fallo del tribunal, que la decisión se sustentó debidamente con “pruebas sólidas” como vídeos proporcionados por varios medios de comunicación. “A estas personas se les puede ver en los videos con armas, tapados el rostro y dispuestos a disparar contra el mandatario”, dijo el fiscal.

Durante el juicio, la defensa alegó que el tribunal actuó sin pruebas contra los policías a los que se acusó, algunos de los cuales aseguran que no son los enmascarados que aparecen en los videos y que no existen pruebas de que sean ellos.

Rigoberto Ibarra, abogado de uno de los acusados, dijo entonces que preveía presentar sendos recursos de aclaración y ampliación del fallo y aseguró que luego definirá otras acciones.

Otro de los abogados, Patricio Armijos, no descartó una apelación y dijo que incluso podría acudir al Sistema Interamericano de Derechos Humanos.

El 30 de septiembre de 2010 una protesta de policías por asuntos salariales derivó en un alzamiento de proporciones en el que el presidente Correa fue agredido y tuvo que refugiarse en un hospital de la institución del orden.

El mandatario, que había acudido al lugar de la protesta para hablar con los agentes sobre sus inquietudes salariales, fue rescatado en una operación militar desarrollada esa noche en medio de un intenso tiroteo.

Correa consideró que en esa jornada, en la que fallecieron unas diez personas, hubo un intento de golpe de Estado en su contra, instigado por grupos de oposición y “malos oficiales” de la Policía.
___
Con reportes de EFE.