Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

“Lo mejor que podría hacer Maduro es renunciar”, afirma López desde prisión

Foto de Leopoldo López en prisión, de fecha indeterminada.

El dirigente opositor venezolano Leopoldo López, que cumplió ayer un año en prisión, aseguró que lo mejor que podría hacer en este momento el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, es renunciar y dar “la oportunidad de elegir” una nueva asamblea nacional y un nuevo jefe de Estado.


Publicidad

En una conversación telefónica desde la cárcel con la cadena de televisión estadounidense CNN en Español, López aseveró que “no son momentos para golpes militares ni constitucionales” sino para que los venezolanos “decidan cual es el modelo a seguir” a través del voto.

“Yo le diría a los que hoy están gobernando Venezuela que entiendan que su propuesta fracasó. Que lograron colapsar a Venezuela. Que tuvieron su oportunidad y fracasó y con la llegada de Maduro al gobierno es un fracaso en todos los ámbitos”, dijo y pidió que “se aparten si de verdad quieren a los venezolanos”.

En la entrevista, grabada el pasado 8 de febrero, el opositor explicó que tiene la posibilidad de hacer llamadas desde un teléfono público de la prisión militar de Ramo Verde, donde se encuentra recluido, y destacó que esa conversación con un medio de comunicación “muy probablemente” tendría consecuencias en forma de “castigos y aislamiento”.

“Por expresar nuestros pensamientos, nuestras ideas de cambio para Venezuela, bien vale la pena un castigo. Ya estoy castigado por mis palabras, preso por mis ideas, por eso me están enjuiciando”, dijo.

A su juicio, hoy más del 85 por ciento de los venezolanos “quieren el cambio” y ya “no hay ningún piso político o social que sostenga este gobierno”.

López aseguró que se encuentra bien, “fuerte espiritualmente y moralmente”, aunque reconoció que “no ha sido fácil” el año que lleva en prisión.

“Estoy preso pero 30 millones de venezolanos también lo están. Estamos presos en un país que no es viable, presos en las colas, en un sistema de salud, en lo que significa no poder salir a las calles ni de noche ni de día con esta inseguridad”, afirmó.

El opositor agradeció “muy profundamente” los apoyos internacionales que ha recibido, entre los que citó a los gobiernos de España, de Colombia y de Estados Unidos, además de a la ONU y a la Organización de Estados Americanos (OEA)

Se mostró “seguro” de que va a salir en libertad “tarde o temprano” y de que Venezuela saldrá de “la crisis profunda” que atraviesa.

“Tenemos que buscar un idea fuerza, y para mí, estoy convencido de eso, la idea fuerza para la Venezuela que está por venir es un país que se construya sobre la convicción de todos de que todos los derechos deben ser para todas las personas”, dijo.

Asimismo, aseguró que no se arrepiente “de absolutamente nada” en relación con los planteamientos que impulsó con la iniciativa denominada “La Salida” a comienzos de 2014 y que le llevaron a prisión acusado de desencadenar los incidentes violentos desatados durante las protestas.

“Nuestros planteamientos siempre fueron un llamado a la ciudadanía a manifestar en las calles a través de la estrategia y de la propuesta de la no violencia. Y ahí están todos mis discursos”, recalcó.

Coincidiendo con el aniversario de su ingreso en prisión familiares, políticos y simpatizantes de López se concentraron ayer en Caracas en el mismo lugar donde se entregó hace un año y anunciaron que seguirán con la campaña para la liberación de quien dicen es un preso político.

El acto, encabezado por su esposa Lilian Tintori, contó con la presencia de varios integrantes de la oposición.

El líder del partido Voluntad Popular (VP) está acusado por su presunta responsabilidad en relación con los hechos violentos que sucedieron a unas marchas antigubernamentales el 12 de febrero de 2014 y que dejaron tres muertos y decenas de heridos y detenidos.

Ese día supuso el inicio de una ola de protestas en el país, algunas violentas, que dejaron una cifra total de 43 muertos entre simpatizantes opositores, gubernamentales y ciudadanos sin afiliación política. EFE