Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

“Han fracasado esos intentos de desestabilización”, asegura Correa

El presidente Rafael Correa en la Plaza Grande. Foto: El Ciudadano

El presidente Rafael Correa aseguró que fracasó un supuesto plan de desestabilización a su Gobierno, organizado por la oposición a través de algunas movilizaciones en Quito.


Publicidad

El mandatario también criticó que las protestas de la oposición se hayan dado a pocos días de la visita del papa Francisco a Ecuador, cuando el país, según él, requiere un clima de tranquilidad para escuchar el mensaje del santo padre.

Durante una concentración de miles de simpatizantes del oficialismo en la plaza de la Independencia, frente al Palacio de Gobierno, Correa llamó a sus adeptos a mantenerse atentos frente a supuestas futuras acciones para desestabilizar su administración.

El Frente Unitario de Trabajadores (FUT), la mayor central obrera del país, la Federación Médica Ecuatoriana y la oposición política de derechas realizaron ayer en la tarde masivas movilizaciones, que se juntaron a pocas cuadras de la plaza de la Independencia.

Grupos de manifestantes, ya entrada la noche, intentaron superar el fuerte cerco de policías ubicado en una de las calles de acceso al Palacio de Gobierno, aunque los agentes lograron impedirlo, en medio de forcejeos y empujones.

En una tarima instalada en la Plaza de la Independencia, Correa volvió a defender su proyecto de “Revolución ciudadana”, como denomina a su gestión, así como unas últimas propuestas de reformas sobre las leyes de herencias y plusvalía, que desataron la reacción de la oposición.

Correa remarcó que su propuesta sobre la ley de herencias, que supone una subida de impuestos por ese rubro, afectará a menos del 2 por ciento más rico de la población, mientras que el 98 por ciento de ciudadanos “jamás pagará un centavo” por ese concepto.

También señaló que la reforma sobre la plusvalía inmobiliaria afectará, sobre todo, a los acaparadores de tierra y a quienes especulan con el valor de las viviendas, pero que no causará estragos ni en la clase media ni entre los pobres.

Según el mandatario, esas propuestas que las retiró de la Asamblea Nacional tras el inicio de las protestas de la oposición hace un mes, sólo han sido un “pretexto” para intentar desestabilizar a su administración.

Incluso dijo que ese plan de la oposición, a la que llama la “restauración conservadora”, es una “estrategia a nivel regional” aplicada por grupos poderosos contra “el avance de los gobiernos progresistas” como Venezuela, Bolivia, Argentina y Brasil.

Esto “es preparado, tienen asesores extranjeros, tienen financiamiento, tienen coordinación nacional e internacional”, apoyo logístico y estrategia, que se basa en “la movilización permanente”, añadió Correa.

Por ello, opinó que este tipo de movilizaciones seguramente se repetirán constantemente hasta el año 2017, cuando se celebren los comicios presidenciales, en los que él podría presentarse para una nueva reelección, aunque todavía no lo ha confirmado.

Recordó que el miércoles el Gobierno denunció la existencia de un supuesto plan de desestabilización que incluía el ingreso de las manifestaciones hasta el palacio de Gobierno.

Han fracasado esos intentos de desestabilización“, subrayó Correa al insistir en que “esa gente quería llegar a Carondelet”.

“No lo lograron” con las marchas convocadas, tampoco la semana pasada ni hace un mes y “seguirán fracasando” los opositores, repitió Correa tras agradecer la masiva concentración de sus simpatizantes en la plaza de la Independencia.

También criticó que las manifestaciones de protesta se den a pocos días de la llegada a Ecuador del papa Francisco, quien tiene previsto arribar a Quito la tarde de este domingo para una estadía que se extenderá hasta el próximo miércoles.

Correa llamó a los ciudadanos a recibir al papa “con el mayor agrado, con el mayor afecto, con la mayor hospitalidad, con la mayor paz, con la mayor tranquilidad”.

“Ojalá todos escuchemos su mensaje de bondad, de unión, de paz; pero paz verdadera, que sólo se puede fundamentar en la justicia”, agregó el mandatario quien dijo ser un fiel seguidor del pensamiento de Francisco. EFE (I)