Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Correa recuerda quinto aniversario del peor momento de su mandato

Quito (Pichincha) 30 sep 2015.- El Presidente de la República, Rafael Correa, lideró el evento de clausura del II Encuentro Latinoamericano Progresista ELAP 2015 en el Teatro Nacional de la Casa de la Cultura Ecuatoriana. Foto: Eduardo Santillán / Presidencia de la República

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, recordó hoy el quinto aniversario del que se considera el peor momento en sus ocho años de mandato, cuando una protesta de policías derivó en un alzamiento de proporciones, interpretada por él como un intento de golpe de Estado en su contra.


Publicidad

“Recordamos como hace cinco años la democracia fue puesta a prueba”, remarcó Correa en un discurso pronunciado en la clausura del Encuentro Latinoamericano Progresista (Elap), que congregó en Quito a cientos de delegados de más de un medio centenar de grupos de izquierdas de América Latina y otras regiones del mundo.

El mandatario ecuatoriano calificó ese hecho como histórico, pues dijo que por primera vez en la región intereses golpistas surgidos entre las fuerzas militares o de la Policía, “no pudieron (…) desestabilizar a un gobierno democrático”.

“Ese día el golpismo entendió que la toma violenta del poder era un método condenado al basurero de la historia”, añadió Correa al insistir que los golpes de Estado tradicionales ya no tienen cabida en el continente.

El 30 de septiembre de 2010 “el pueblo ecuatoriano derrotó a la brutalidad, al golpismo y a la cobardía”, añadió el mandatario que, no obstante, dijo que esa jornada mostró “de lo que son capaces los que nunca han respetado ni respetarán la democracia”.

Asimismo, opinó que si en esa jornada triunfaban las fuerzas a las que denominó golpistas, se “hubiese comprometido gravemente los procesos de transformación política, social y económica en el conjunto de América Latina”.

“El pueblo fue el que defendió la democracia” en esa fecha, reiteró al expresar de que los grupos de derechas de la región, que se oponen a los gobiernos progresistas, mantienen una arremetida con otros métodos.

Según él, los regímenes izquierdistas en América Latina enfrentan a “una oposición desestabilizadora, golpista que no cree en la democracia” y que “no quieren llegar a elecciones, porque saben que serán derrotados nuevamente” por los grupos progresistas que gozan del apoyo popular.

Los opositores “no pueden dejar que tengamos éxito” y, por ello, “se nos han venido con todo” para tratar de deslegitimar el proceso de transformaciones en ciertos países como Brasil, Argentina, Bolivia, Venezuela y Ecuador, añadió Correa.

Ante esa percepción, consideró que frente a la “mayor reacción” de la oposición, debe haber “más revolución”.

El 30 de septiembre de 2010, durante la protesta, Correa fue agredido por los manifestantes y se refugió en un hospital de la Policía, donde estuvo retenido más de nueve horas.

El mandatario, que había acudido al lugar de la protesta para hablar con los agentes sobre sus inquietudes salariales, fue rescatado en una operación militar en medio de un intenso tiroteo.

De su lado, el fiscal general de Ecuador, Galo Chiriboga, ha anunciado la desclasificación de documentos en las investigaciones sobre la revuelta policial.

Según la Fiscalía en estos cinco años ha tramitado 74 casos relacionados con el 30 de septiembre de 2010, de los cuales 41 se encuentran activos.

Añadió que “251 personas han sido sentenciadas por delitos como: asesinato, atentado contra la seguridad del Estado, incitación a la rebelión, insubordinación, plagio, tentativa de magnicidio, sedición, entre otros”.

También esta mañana en algunos lugares de Quito se colocaron telas negras y carteles en alusión a la fecha: “30-S Día de Luto. Homenaje a los fallecidos, perseguidos y presos políticos”, publicó en su portal el diario El Comercio al informar sobre el hecho, cuya autoría se desconoce.

Según el rotativo, las telas negras y los carteles fueron retirados hacia las 09.00 hora local (14.00 GMT), en tanto que fotos sobre el hecho circularon por redes sociales. EFE (I)