Ecuador. Martes 24 de enero de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Correa llama a Lula da Silva a solidarizarse con él

El presidente Rafael Correa, y el expresidente de Brasil, Lula da Silva, en julio de 2014, en Sao Paulo. Foto Mauricio Muñoz E / Presidencia de la República.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, anunció en su cuenta de Twitter que conversó con el exmandatario brasileño Lula da Silva para expresarle su solidaridad ante la petición de la Fiscalía de Sao Paulo de orden de prisión preventiva su contra.

Publicidad

“Acabo de hablar con Lula para expresarle nuestra solidaridad. Lula es un guerrero, y vencerá esta nueva canallada. ¡Latinoamérica te abraza!”, redactó el mandatario ecuatoriano la mañana de este viernes.

Correa ya se refirió a las investigaciones sobre Lula el martes, cuando dijo que en la operación policial en la que fue llevado a declarar hubo una violación de derechos humanos contra el ex jefe de Estado.

Ese día aseguró que esa acción forma parte de una arremetida de los grupos de derechas del continente contra los líderes de los llamados Gobiernos progresistas en América Latina.

“Lo que se hizo con Lula es un atentado a los derechos humanos. Creen que un Lula va a huirse si lo llaman a declarar, jamás, pero fueron a inspeccionar su casa, lo llevaron detenido a la fuerza para que declare”, aseguró Correa.

Para el mandatario ecuatoriano, todo ese procedimiento contra Lula fue “para humillarlo, para desprestigiarlo” y forma parte de la “persecución del ‘establishment’ de las estructuras de la vieja América Latina”.

La Fiscalía de Sao Paulo acusa a Lula y a su esposa, Marisa Letícia Lula da Silva, de ser los dueños de un apartamento de tres plantas en el litoral de Sao Paulo, que está a nombre de la constructora OAS -empresa salpicada en el escándalo en el que se investiga a la compañía Petrobras- y cuya propiedad ha sido negada por el expresidente.

Para Lula, la denuncia es una prueba más de la “parcialidad” de uno de los fiscales responsables por el caso, a quien acusa de utilizar su cargo con fines políticos. EFE

Publicidad