Ecuador. Domingo 25 de septiembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Edwin Ortega: Si mi carrera se ha terminado, sé que he cumplido mi deber

El capitán Edwin Ortega tiene la primera antigüedad de la promoción 53 con especialidad en Infantería de Marina. Su padre, quiteño, fue militar; y su madre, ambateña, locutora radial. Foto por: Álex Vanegas

La jueza Alexandra Pérez aceptó el pedido de medidas cautelares que realizó el presidente Rafael Correa como parte de la acción de protección para dejar sin efecto la decisión del Consejo de Disciplina de la Armada, que no aceptó la solicitud del Ministerio de Defensa para que el capitán Edwin Ortega fuera sancionado por responder, supuestamente de forma irrespetuosa, un correo electrónico que el mandatario envió a varios militares activos.

Publicidad

Ortega le reclamó sobre las acciones que, según él, han sido “atentados contra nuestra moral y bienestar”, como el débito de $ 41 millones al Seguro Social militar, los intentos de ‘división’, la ‘desinformación’ en las sabatinas para desgastar la imagen de las FF.AA., el retiro de edecanes, la entrega de los colegios militares al Ministerio de Educación y otras.

Con la decisión de la jueza, notificada ayer al abogado de Ortega, Juan Vizueta, la resolución del Consejo queda en suspenso hasta que se resuelva la acción legal, que se interpuso el viernes pasado.

Ortega se lo veía venir, porque en la última sabatina ya se “dictó sentencia”: “Estos soldados antipatriotas tendrán que salir de las Fuerzas Armadas, y aquí yo me juego la vida”, dijo Correa.

A continuación reproducimos una entrevista del Capitán Ortega brindada a Diario El Universo.

En su sabatina, el presidente dijo que usted es un antipatriota, ¿es así?
En ningún momento le he faltado el respeto al señor presidente. Como militar con casi 20 años de servicio tengo claro lo que es el respeto a mis superiores, a mi país, a los principios institucionales y a las leyes y reglamentos. El mandatario creó un canal de comunicación cuando él nos envía un correo. Yo creí que era la oportunidad para darle a conocer, si lo podemos llamar así, mi malestar. Jamás me imaginé que habría estas consecuencias… Cuando él usa el término antipatriota da a entender que yo no he cumplido ni como miembro de la sociedad ni como ecuatoriano. Para mí, ese término va contra mi propia esencia al ser un oficial de Marina que ha labrado su carrera, con base en eso, hacer patria. He estado en la frontera, en operaciones especiales de alto riesgo, entregando mi vida, y que de pronto una persona de la cual se espera que haya aplausos me esté juzgando así frente a una gran teleaudiencia, es preocupante no solo para mí sino para todas las FF.AA.

¿Por qué le respondió al mandatario?
En mayo se presentaron situaciones delicadas respecto al débito al Issfa y el proyecto de reformas a la Ley del Issfa. Esos temas los tocó el presidente en el e-mail. Y se generó una situación muy peculiar en la Armada, pues recuerde usted que fueron cesados dos comandantes en pocos meses porque expresaron su desacuerdo. Al ser una institución piramidal, eso nos afectó… La carta fue una sorpresa para todos. Decidí exponerle mis preocupaciones, no fui el único. Yo pensé que sería letra muerta, que no llegaría a él.

¿Usted pensó que él no leería sus expresiones?
No. ¿Yo qué soy para el señor presidente? Pero a pesar de eso yo le escribí una carta a mi conciencia. Más allá de ser un militar, soy un ser humano que vibra, que siente, que ama, que odia, de carne y hueso, que se cae, que se levanta. Yo escribí con el corazón… Ayer (el sábado), el presidente dijo que lo que yo hice va contra la democracia. ¿Qué manera más democrática que contestarle al presidente por un canal que no representa riesgo alguno?…

¿Usted hubiese esperado que sus opiniones fuesen consideradas por Correa para corregir sus actos?
En democracia, esa es la idea… Lo que menos me imaginé es que esto sería considerado como algo ofensivo… Jamás he sido irrespetuoso con él.

Además de este e-mail, antes se conoció un audio en el que usted pedía que se declarara a Ricardo Patiño persona no grata para las FF.AA. Hay un proceso penal en marcha.
En mayo recibimos la visita del excomandante de la Armada Ángel Sarzosa para hablar del Issfa. Al igual que con la carta, se abrió un canal de comunicación, alcé la mano y hablé. Jamás autoricé que me grabaran. El Telégrafo hizo público el audio y tendrá que atenerse a las consecuencias legales. Se abrió un proceso por una denuncia de un supuesto grupo ciudadano que argumenta que yo he cometido cuatro delitos del Código Penal. Ahora está en etapa indagatoria. Ya acudí a dar mi versión. Pero qué coincidencia que el mismo oficial que está procesado penalmente tenga también un proceso disciplinario cuando hay otros que también contestaron a la carta.

¿Cree que su carrera militar está terminada?
Soy creyente. He tenido situaciones de riesgo en mi carrera. Si estoy sano y mis hijos están bien, es a causa del un Ser Superior. ¿El presidente en su sabatina me sentenció? No lo sé. Pero sé que la mayoría de lo que él dice en las sabatinas se cumple. Si mi carrera se ha terminado, sé que he cumplido mi deber. Solo quiero que se dé cuenta de que deja a tres niños sin el trabajo de su padre y que sepa que nunca arengué a las tropas en el audio y que jamás lo insulté en la carta…

¿Esperaba que sus superiores lo defendieran?
Tengo una carrera que me he labrado en casi 20 años, los que me conocen saben de mi kilataje. Mis superiores obran a base de principios, leyes y reglamentos, y no tengo injerencia en ello. La batalla legal es mía. Mis jefes tienen mi respeto, mi subordinación.

¿Persiste su molestia por los actos del Gobierno?
No estoy molesto, estoy indignado. Porque las FF.AA. hemos evolucionado tras la firma de la paz en 1998. Somos entes pensantes y preparados, pero somos pueblo, somos ciudadanos… Estoy preocupado por lo que está pasando, no solo por mí, sino por mis hijos, por mi país. (I)

Publicidad