Ecuador. Viernes 9 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Venezuela y Cristina Fernández alzan la voz en Encuentro de izquierdas en Ecuador

Delcy Rodríguez, ministra de Relaciones Exteriores de Venezuela Foto EFE

La canciller venezolana, Delcy Rodríguez, y la exmandataria argentina Cristina Fernández pronunciaron hoy sendas conferencias en la segunda jornada del Encuentro Latinoamericano Progresista (ELAP), que tiene lugar en Ecuador y en el que esa tendencia analiza los avances de la derecha.

Publicidad

Ambas coincidieron en que en la región falta integración y admitieron que los llamados gobiernos progresistas tampoco lograron concretar acciones en esa materia como el Banco del Sur.

La merma de ese tipo de gobiernos y el avance de la derecha en Suramérica copan los debates en el encuentro de tres días en Ecuador, que concluirá este viernes.

Rodríguez aprovechó su conferencia, denominada “Repensar la integración regional, soberanía y desarrollo”, para defender la presidencia de Venezuela en el Mercosur, pese a que los socios fundadores del grupo (Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay) le han llamado a adoptar las normas del bloque.

La canciller venezolana dijo que esa “triple alianza” (en alusión a los tres primeros países) ha “inventado que Venezuela ha incumplido” requisitos sobre “la incorporación de su acervo normativo” y remarcó que su país ha aportado más normativa que otros de sus socios del Mercosur.

Para ella, los gobiernos de esos países temen, más bien, que Venezuela lleve su posición de país a los acuerdos de libre comercio que el Mercosur negocia con la Unión Europea y otros bloques económicos, extremo que no ocurrirá, según afirmó.

Pero dijo, con mucha convicción, que esas negociaciones se realizan “a espaldas de sus pueblos, escondidos en una oficina, a puerta cerrada”.

En cambio, Venezuela defiende la institucionalidad, la legalidad y la esencia del Mercosur “porque nos debemos a los pueblos del Mercosur”, apostilló la canciller.

También se refirió a la situación del mercado petrolero y felicitó el acuerdo alcanzado por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) para estabilizar al alza los precios del crudo.

“Hemos derrotado incluso las pretensiones de los mercados especulativos”, manifestó Rodríguez acerca del acuerdo en la OPEP sobre la reducción de cerca de un millón de barriles de crudo de la producción actual del cartel, hasta dejarla en 32,5 millones de unidades diarias.

Recordó que el presidente de su país, Nicolás Maduro, sostiene que la caída de los precios del crudo obedece a una supuesta “estrategia diseñada en Washington” que, por su parte, ha aplicado mecanismos “criminales ambientales” como la fractura hidráulica para llenar el mercado petrolero.

De su lado, Cristina Fernández, antes de intervenir en la ELAP, acudió a la Asamblea Nacional (Parlamento) para recibir la condecoración “Manuela Sáenz”, de manos de la jefa del legislativo ecuatoriano, la oficialista Gabriela Rivadeneira.

Aunque la entrega de esa distinción estuvo matizada por críticas de opositores, molestos porque se da en un momento en que la exmandataria es investigada por presunta corrupción, la ceremonia se desarrolló ante un auditorio lleno.

Al recibir la condecoración en la Asamblea Fernández dijo que no la tomaba en términos individuales sino “en nombre de millones y millones de compatriotas, no solo de mi país sino de la Patria Grande”.

De su lado, Rivadeneira destacó lo que dijo es una “profunda vocación latinoamericana” e integracionista de Fernández, que ha sido, en su opinión, protagonista de un “ciclo histórico progresista de reparación ética y social”.

Luego, la exmandataria argentina participó en la ELAP, donde aseguró que gobiernos progresistas, como el suyo, alcanzaron mejoras en el nivel de vida de la población, como no ocurrió antes en la región, y gracias a que la correlación de fuerzas favoreció a los procesos progresistas “nacionales, populares y democráticos”.

Sin embargo, insistió en que esa relación de fuerzas ha cambiado y que muestra de ello es que los grupos de derechas lograron destituir a la exmandataria brasileña Dilma Rousseff.

Para Fernández, hay “hilos conductores” que ponen en evidencia la estrategia de las elite para vulnerar los procesos progresistas en la región y, por ello, llamó a reforzar la organización popular de cara al futuro.

“Si algo no podemos permitirnos (…) es equivocarnos”, remarcó Fernández. EFE (I)

Publicidad