Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Reportan entre cuatro y seis detenidos en San Juan Bosco, tras estado de excepción en Morona

Panantza, 16 de diciembre del 2016. Personal policial y militar se encuentran en las calles céntricas del cantón San Juan Bosco, en Morona Santiago. API/BORIS ROMOLEROUX

El abogado Tarquino Cajamarca, de las organizaciones indígenas, ha reportado en Facebook la detención de Mercedes Cabrera, Milton Reinoso, Danny Marín, Nancy Marín, quienes han sido llevados a instalaciones judiciales de San Juan Bosco, en Morona, tras la incursión militar en territorio de la etnia shuar, después que el Presidente Rafael Correa ordenó el estado de excepción.


Publicidad

La fuerza pública sospecha que los detenidos  participaron el pasado miércoles en el ataque al campamento minero La Esperanza, en el sector de San Carlos-Panantza, donde funcionan las instalaciones de la empresa minera china Explorcobres S.A. (ECSA). En los incidentes falleció el agente de Policía José Luis Mejía Solórzano y resultaron heridos cinco policías y dos militares.

Según la organización INREDH, la captura ha tenido lugar la madrugada de este sábado, en Panantza, mientras dormían unos y otros se dedicaban a sus actividades cotidianas en el campo, por militares acampados en San Juan Bosco. Desde aproximadamente a las 7h00, tres tanquetas blindadas para montaña han ingresado por San Carlos para avanzar a los centros de Sunswint y otros, mientras helicópteros militares merodean el centro shuar Warints, tres camiones de la milicia ecuatoriana han llegado al centro shuar de El Tink.

A las once de la mañana, ha empezado la incursión militar en San Carlos. Los militares basan su búsqueda en una lista proporcionada por dos empleados shuar de la minera china. Cuarenta y un miembros de la etnia shuar han sido responsabilizados de los hechos del 21 de noviembre cuando miembros de la nacionalidad shuar tomaron el campamento minero en Nankints, lugar de donde la comunidad fue desalojada el pasado 11 de agosto para dar paso a los trabajos de la minera EXSA.

Hasta el medio de hoy se conocía de la detención de Milton Reinoso, vicepresidente de la Junta Parroquial de Panantza; Mercedes Cabrera, Nancy Marín y Danny Marín, presidente de la Junta Parroquial de Panantza, a quienes los sorprendieron durmiendo, desde sus recámaras, han sido arrastrados, han entrado destrozando las puertas de las casas, con tumba puertas, golpeando a niños y mujeres que quisieron evitar la detención, dicen los abogados de INREDH.

El ministro del Interior, Diego Fuentes, ha dicho en cambio que los detenidos son seis, aunque no ha precisado los nombres. En una rueda de prensa en compañía de representantes del Ejército y la Policía, Fuentes señaló que la fuerza pública intervino con “total respeto y garantía de los derechos de los ciudadanos y la población en general”.

Indicó que “se han intervenido algunas poblaciones” donde no ha habido inconvenientes “a pesar de que se registraron, en horas de la mañana, algunos actos violentos en contra de la Fuerza Pública”.

Fuentes aseguró que en todos los procedimientos estuvieron presentes miembros de la Fiscalía para avalar cualquier tipo de detención y obtención de evidencia.

Comentó que en los operativos, hasta el momento, han encontrado trece armas así como munición de diverso calibre, pólvora y artículos “que podrían ser artefactos explosivos”, adelantó.

Fuentes informó que se ha activado un plan de recompensa de 50.000 dólares para quienes ofrezcan información verídica sobre el ataque ocurrido el pasado miércoles en el campamento minero La Esperanza, en el sector de San Carlos-Panantza.

El presidente Rafael Correa reiteró hoy su rechazo a los incidentes ocurridos en la provincia amazónica de Morona Santiago.

“Debemos rechazar la violencia. Se trata de un grupo minúsculo de extremistas, de dirigentes irresponsables, (que) quiere imponer sus caprichos. Tenemos información que estos grupos armados han robado y chantajeado a los colonos de la zona”, dijo.

Apuntó que “ese territorio no es un territorio ancestral, como tratan de decir, eso es mentira. Están tratando de decirse víctimas cuando ellos fueron quienes atacaron a la fuerza pública”, expresó. (I)

  • Con reportes de EFE.