Ecuador. martes 26 de septiembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Galo Chiriboga: Lo que sale en los medios sobre Odebrecht no es una pista

El fiscal general Galo Chiriboga afirmó este jueves que los documentos filtrados y divulgados por la prensa brasileña sobre el caso Odebrecht y que señalan el pago de coimas en Ecuador no serán motivo para abrir una nueva indagación.


Publicidad

De acuerdo con uno de esos documentos, dos delatores de la constructora revelaron que hubo un supuesto pago de $ 1 millón a un representante del entonces llamado Ministerio de Energía de Ecuador (ahora es Ministerio de Electricidad y Recursos Renovables) en el marco de la adjudicación de la construcción de la central hidroeléctrica Toachi Pilatón.

En el texto se menciona que la operación se habría concretado una vez que Odebrecht resultó ganadora de la licitación.

“Esa no es una pista, porque en la delación que se hace en Estados Unidos por parte de Odebrecht no menciona nombres, sino solamente ha mencionado exactamente cantidades. Esos nombres están bajo reserva, lo ha dicho el embajador de Estados Unidos en Ecuador, lo ha dicho el Procurador General de Brasil…”, señaló Chiriboga, tras ser consultado sobre si las filtraciones se constituían en una pista válida para nuevas indagaciones.

En octubre del 2007, el ministro de Electricidad y el prefecto de Pichincha de esa época, Alecksey Mosquera y Gustavo Baroja, suscribieron el contrato de concesión del proyecto hidroeléctrico Toachi-Pilatón. Allí, el secretario de Estado explicó que la obra se construiría en 48 meses (es decir, se la entregaría en 2011) y que estaría a cargo de la compañía Norberto Odebrecht, a un costo de $ 458 millones proporcionados por el Estado.

Sin embargo, la central aún no ha sido entregada y ahora la constructora es la firma China International Water & Electric Corp (CWE).

Chiriboga explicó que no se iniciará una indagación nueva, pues existe en curso una investigación previa sobre el caso Odebrecht, que fue abierta al día siguiente de que un informe del Departamento de Justicia de Estados Unidos (en diciembre pasado) reveló que este grupo brasileño pagó $ 33,5 millones en sobornos en Ecuador, entre el 2007 y el 2016, con el fin de lograr beneficios por $ 116 millones.

Según la Fiscalía, dentro de este proceso de investigación se han tomado testimonios de funcionarios de Odebrecht y se han decomisado siete computadoras que son periciadas fuera del territorio ecuatoriano -no se definió el país- a través de una asistencia penal internacional.

“El delator tiene que presentarse ante la Fiscalía (de Ecuador) y llegar a un acuerdo de delación para que esa información sea procesada. Yo no puedo tomar como delación una información de un medio de comunicación”, apuntó el fiscal.