Ecuador. domingo 22 de octubre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Lasso: plan económico de Moreno “la misma receta de los últimos diez años”

Guillermo Lasso. Foto por Agencia EFE

El líder del movimiento CREO, Guillermo Lasso, manifestó su rechazó al programa económico anunciado el día de ayer por el presidente de la República Lenín Moreno, y dijo que es la misma receta de los últimos diez años.


Publicidad

Lasso ha dicho que CREO votará en contra de crear impuestos y además menciona que exigirán una reducción al gasto público.

“Con la misma frontalidad con la que apoyamos la consulta popular, decimos claramente que este progrmaa económico no trae nada bueno para los ecuatorianos. ¿Qué Plantea? lo mismo de siempre. Más impuestos, una pequeña reducción del gasto público y lo inevitable, más deuda para el Ecuador”, dijo Lasso en una entrevista en la cadena Ecuavisa.

Lasso considera que lo que había que hacer era “reducir el gasto público, bajar impuesto y recurrir a un endeudamiento adecuado a largo plazo, a 30 años al 1% de interés, pero no, se van  por el camino de siempre debido a que las autoridades económicas son las mismas del correísmo”.

En un comunicado resaltan lo siguiente:

1) Nosotros planteamos menos impuestos para reactivar la economía. Ayer Lenín Moreno planteó una alza en el impuesto a la renta para empresas que tengan ingresos mayores a los $300.000 anuales. Las cifras oficiales muestran que con una mayor tarifa de Impuesto a la Renta a las sociedades se recaudó menos por este rubro. Por lo tanto, mientras el Gobierno continue tomando decisiones con criterio recaudatorio y no con criterio técnico, la economía no se reactivará afectando la generación de empleo.

3) Vamos en el rumbo equivocado: más impuestos no reactivan la economía. El Plan Económico se debería enfocar en mejorar la producción y en la creación de riqueza para que la economía crezca. Sin embargo, se eligió el camino contrario, continuar extrayendo recursos del bolsillo de los  ecuatorianos.

4) Necesitamos confianza institucional para fortalecer la dolarización. Para atraer dólares se requiere eliminar el Impuesto a la Salida de Divisas, porque nadie invierte en un país donde te cobran impuestos al salir.

5) Esperábamos mucho más de este supuesto “Plan Económico”. El Gobierno ha dejado a un lado el problema del tamaño del Estado y del excesivo endeudamiento; el propio Lenin Moreno nos ha dicho que la deuda pública llega a $57.000 millones, lo que representa el 59% del PIB. Es decir, 19 puntos porcentuales por encima del límite legal (40% del PIB). En nuestro plan de Gobierno siempre advertimos la urgencia de una reestructuración de la deuda, conseguir deuda con menores tasas de interés y con mayor plazo.

6) Un plan económico sin metas claras no genera ningún resultado: Es necesario resaltar la falta de transparencia y precisión en las medidas presentadas. No basta con anunciar la creación de nuevos tipos de contratos de trabajo, sin especificar sus condiciones, ni cuándo, ni cómo se crearán.

7) Según Lenín Moreno, la medida que más ingresos generará es el control de la evasión tributaria y la subfaturación de las importaciones que la estimó en $2,000 millones anuales para así evitar la pérdida de 200.000 puestos de trabajo. Con esta declaración Moreno reconoce que existe corrupción en estos campos, donde nada hizo el correismo en los últimos 10 años, siendo además esta medida la principal herramienta para supuestamente generar empleo. Finalmente, propuso un gravamen de 10 centavos, no se sabe sobre qué, para eliminar el contrabando.

Lo hemos dicho siempre, la solución no es ahogar a los ecuatorianos con más impuestos y más regulaciones. Necesitamos cambiar el rumbo de nuestro país, dejar a un lado la idea caduca que la prosperidad necesita de trabas y más gravámenes. Lo que necesitamos son menos impuestos para estimular el consumo y la inversión privada, un comercio libre sin trabas, seguridad para los inversionistas reestableciendo los tratados binacionales de inversión y reduciendo los costos de producción para mejorar la competitividad. Solo así lograremos una verdadera reactivación de la economía, la generación de empleo y una sociedad de oportunidades.