Ecuador. lunes 20 de noviembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Aguiñaga dice que la glosa de Contraloría es por “persecución política”

ARCHIVO | QUITO - ECUADOR (26-10-2017). Asambleístas Soledad Buendía, Marcela Aguiñaga, Gabriela Rivadeneira, Ricardo Patiño, Liliana Durá, y Virgilio Hernández acuden a la Corte Constitucional a dejar el Amicus Curiae. FOTOS API / CRISTINA VEGA

La asambleísta y directora provincial del movimiento oficialista Alianza PAIS (AP) Guayas, Marcela Aguiñaga, a través de un comunicado colgado en su cuenta oficial de Twitter, ha dicho que la glosa confirmada por la Contraloría General del Estado, demuestra que esa entidad se ha convertido en una herramienta de “persecución política“.


Publicidad

La Contraloría se ha vuelto una herramienta de presión y persecución política hacia a todos aquellos que defendemos el legado de la Revolución Ciudadana“, indica el comunicado.

Según Aguiñaga, la Contraloría ha actuado “ilegítimamente”, y además no ha valorado sus argumentos presentados como pruebas de descargo, por lo que se cuestiona que “luego de un año y medio de iniciado el proceso, la contraloría decide ratificar la responsabilidad civil y establecer una glosa en mi contra“.

Para la asambleísta, este proceso está lleno de inconsistencias y arbitrariedades con demoras injustificadas. Según indica, “se ignoran mis argumentos y pruebas de descargo respaldados con documentos de instituciones públicas y se llega al punto de pretender aplicar la ley retroactivamente en la compra compra-venta del parque samanes”.

No es coincidencia que esta notificación ocurra ayer, un año y medio después; y justo cuando he sido crítica a las actuaciones de la Contraloría“.

Además, Aguiñaga señala en el comunidado que en grave “desconocimiento jurídico”, la Contraloría ignora que la zona fue declarada área protegida, lo que significa que es de exclusiva competencia del gobierno central y no tiene “necesidad de la intervención alguna de una autoridad seccional”.

(I)