Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Homenaje al cónsul ecuatoriano salvador de judíos en el Holocausto

Busto de Manuel Antonio Muñoz Borrero, del artista Howard Taikeff. Foto cortesía de la USFQ.

La mañana de hoy, en la Universidad San Francisco de Quito (USFQ), se develó el busto en homenaje al ex consul de Ecuador en Estocolmo, el cuancano Manuel Antonio Muñoz Borrero, que durante el Holocausto salvó la vida de judios otorgandoles pasaportes ecuatorianos.


Publicidad

El busto es obra del profesor Howard Taikeff, catedratico de arte de la USFQ, y será ubicado en las instalaciones de dicha institución para que pueda ser apreciado por los estudiantes universitarios.

En la ceremonia, entre otras personas, participaron Santiago Gangotena, rector de la universidad, y Eliyahu Yerushalmi, Embajador del Estado de Israel en Quito, quienes destacaron la labor humanitaria de Muñoz Borrero.

El 23 de junio del 2011 el Museo del Holocausto de Jerusalén, Yad Vashem, incluyó por primera vez en la historia a un ecuatoriano, el ex cónsul Muñoz Borrero, en la lista de Justos entre las Naciones, que es el más alto reconocimiento del Estado de Israel a personas que han contribuido a salvar vidas de judíos.

De acuerdo a la información recopilada por el investigador israelí Effraim Zadoff, quién fue el principal impulsor para lograr este reconocimiento, Muñoz Borrero, entre 1942 y 1943, habría firmado alrededor de 80 pasaportes ecuatorianos entregando esa nacionalidad a alrededor de 263 judíos (en esa época un pasaporte servía para toda una familia) y de éstos, 75 salvaron sus vidas.

Durante años la historia de Muñoz permaneció en el anonimato e, incluso, a consecuencia de la concesión de esos pasaportes, el ex cónsul fue apartado del servicio exterior por el gobierno ecuatoriano de ese momento.