Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Papa insta a obispos a hablar abiertamente sobre anticonceptivos, homosexualidad y divorcio

El papa Francisco llega a la sesión matutina de un sínodo de dos semanas sobre la iglesia y la familia, el lunes 6 de octubre de 2015, en el Vaticano. (Foto AP/Alessandra Tarantino)

CIUDAD DEL VATICANO (AP) — El papa Francisco instó el lunes a los obispos a que den sus opiniones sobre temas polémicos como los anticonceptivos, la homosexualidad, el matrimonio y el divorcio, al comienzo de una cumbre de dos semanas dirigida a hacer que las enseñanzas de la iglesia sobre familias sean relevantes para los católicos de hoy.


Publicidad

Francisco dijo en la sesión inaugural del sínodo que los obispos no deben tener miedo a faltarle al respeto, diciendo: “Tienen que decir todo lo que sienten sin temor”.

Al mismo tiempo, instó a los casi 200 cardenales, obispos y sacerdotes presentes a escucharse entre sí con humildad “y acoger con corazón abierto lo que dicen nuestros hermanos”.

Los preparativos de la reunión se han visto marcados por críticas mutuas entre los clérigos conservadores y progresistas en temas como si los católicos que se divorcian y vuelven a casarse sin una anulación pueden recibir la comunión. Las enseñanzas de la iglesia indican que estos católicos viven en pecado y no pueden recibir los sacramentos.

Tras insistir en que es un “hijo de la iglesia”, Francisco dijo que la iglesia debe demostrar más piedad y ser un “hospital de campaña” para las almas dolientes, lo que significa que busca algún tipo de acomodo que, según los conservadores, es imposible.

En un intento por estimular el debate libre, el Vaticano está restringiendo la información pública acerca de lo que se dice a puertas cerradas durante el sínodo y no difunde textos de los las intervenciones individuales de los obispos como lo ha hecho anteriormente.

En una medida para enriquecer el debate, el papa decidió el año pasado enviar un cuestionario de 39 puntos a las conferencias de obispos en todo el mundo, en busca de opiniones de los católicos ordinarios sobre su aceptación de las enseñanzas de la iglesia en temas relacionados con la vida familiar.

Las encuestas confirmaron que, aunque la mayoría de los católicos cree en la indisolubilidad del matrimonio, la vasta mayoría de los católicos ignora y rechaza las enseñanzas eclesiásticas sobre sexo y anticoncepción.

Las respuestas también dijeron que la iglesia debe desarrollar un plan pastoral para acomodar a los homosexuales en uniones civiles y a los niños criados en dichas familias, por lo que el sínodo representa la primera vez que el Vaticano trata la homosexualidad a nivel pastoral.

Los grupos reformistas han dicho que dichas respuestas francas y la insistencia de Francisco en que no hay tema que no pueda discutirse, son motivos de esperanza. Sin embargo, los conservadores esperan que el sínodo sencillamente reafirme la doctrina eclesiástica y la haga más comprensible para los católicos.

Un alto funcionario del sínodo, el cardenal Peter Erdo de Hungría, sugirió que una respuesta al problema de los católicos divorciados y vueltos a casar era simplificar el proceso de anulación.

Por NICOLE WINFIELD, Associated Press