Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Atenea, la perra pitbull que mató a un niño en Quito, tiene abogado

Grupos en apoyo a la la ley "LOBA" en las afueras de la Asamblea Nacional. Foto: API/Juan Cevallos

La Defensoría Pública asignó un abogado para asesorar a las personas que buscan evitar que Atenea, una perra de raza pitbull que agredió y mató a un menor de dos años, sea sacrificada.


Publicidad

Luis Ávila, abogado designado para este caso, dijo que al momento se ha sugerido la presentación de una medida cautelar para evitar la muerte de Atenea.

Ayer, hasta la Corte Constitucional llegaron activistas que protegen los derechos de los animales para presentar una acción de protección para obtener una medida cautelar a favor de la perra.

“No se ha considerado que la perra pitbull fue víctima de maltrato y que hubo negligencia, no quieren que se estigmatice a una raza en lugar de tomar lecciones sobre la debida tenencia de un animal. Se vulneró el derecho del niño a un ambiente seguro”, expresó Lorena Bellolio, de Protección Animal Ecuador (PAE). También alega que en el proceso no se ha realizado un peritaje etológico (valoración por un experto en comportamiento animal), informó diario El Comercio.

Según el resultado de las pruebas de comportamiento de Atena que se realizaron en el Centro de Adiestramiento Canino de la Policía, Atenea “tiene un altísimo nivel de agresividad y se busca evitar que ataque a más personas”. La perra fue sometida a pruebas con explosivos, otros canes y paraguas para evaluar su grado de nerviosismo y se concluyó que la eutanasia es la medida para que no vuelva a agredir.

Según los vecinos, el menor estaba jugando y subió a la terraza donde se encontraba la perra. Se escucharon gritos, la madre del niño subió y encontró a Atenea mordiendo el cuello del niño.

Atenea está actualmente bajo constante vigilancia en las instalaciones de Urbanimal, Centro de Gestión Zoosanitario, en Carapungo, norte de Quito, desde el pasado 28 de febrero cuando atacó al menor.