Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Dispositivos móviles y hospitales de A.Latina, en la mira de hackers en 2017

Foto: eldiario.es

El secuestro de datos aumentará este año en Latinoamérica, centrado en los dispositivos móviles y el sector de la salud, y será una de las principales amenazas informáticas en la región, en especial en Brasil, México, Colombia y Perú, según previsiones de la firma Kaspersky Lab.


Publicidad

“Las aplicaciones maliciosas ‘ransomware’ (secuestro de datos) han evolucionado y pondrán este año a los usuarios latinoamericanos de dispositivos móviles, especialmente los de Android, en jaque”, dijo a Efe Dmitry Bestuzhev, director de investigación de Kaspersky Lab para Latinoamérica.

En 2016, de acuerdo con datos recopilados por esta firma de soluciones de seguridad informática, una de cada cinco compañías en el mundo sufrió un incidente como resultado de un ataque de “ransomware” y el 32 % del total pagó el rescate, mientras el 67 % perdió parte de sus datos corporativos.

Brasil, México y Perú son los países latinoamericanos con más casos de “ransomware”, delito en el que el ciberdelincuente logra encriptar la información de un ordenador o dispositivo y pide “un rescate” a la víctima para desbloquear el equipo y liberar sus datos.

Se prevé que este año crezcan estos ataques contra los dispositivos móviles en Latinoamérica, donde el “tema es muy sensible por el costo de los teléfonos inteligentes y la capacidad que puede tener una persona para pagar el rescate”, afirmó Bestuzhev.

“Es un gran dolor de cabeza tener el teléfono en la mano pero totalmente inutilizable. En la región estos casos van a aumentar y la despreocupación e ignorancia pueden hacerlos más exitosos”, sostuvo el experto, quien instó a los usuarios a estar actualizados en seguridad, con antivirus, y tener un navegador o complemento que bloquee a los “intrusos”.

De acuerdo con datos de esta consultora, los países que pueden presentar más ataques en 2017 son Brasil, Colombia, México y Perú, algo que puede estar asociado a la tasa de penetración de internet y a las regulaciones en telecomunicaciones.

“Hemos detectado además que Perú se ha convertido en un país fuente de ataques cibernéticos y que Bolivia es ahora un gran atractivo para los cibercriminales”, explicó.

El otro blanco del “ransomware” en Latinoamérica del que alertó Bestuzhev son los hospitales, a los que los delincuentes obligan a pagar por desbloquear los servidores donde están las historias clínicas.

“Tenemos ya casos de hospitales en Brasil y México y la única alternativa a pagar el rescate es poder descifrar los archivos, lo cual es difícil”, señaló.

El boletín mundial de seguridad de 2016 de Kaspersky indica que los hospitales se convirtieron en los blancos principales del secuestro de información, “con un impacto potencialmente devastador ya que se cancelaron operaciones, se transfirieron pacientes a otras instituciones y más”.

“El ejemplo más significativo tuvo lugar en marzo, cuando los ciberpiratas bloquearon todos las computadoras del hospital Hollywood Presbyterian Medical Center en Los Ángeles (EE.UU.), hasta que se pagó el rescate de 17.000 dólares”, advierte el informe sobre este delito.

El especialista también estima que aumentarán los ataques informáticos al sector financiero, pero “ahora las víctimas no serán los clientes, sino las propias bóvedas de los bancos, que se pueden quedar sin dinero”.

“El 2017 dará paso a ataques financieros enfocados en las entidades y en el robo de dinero a gran escala”, añadió.

El director de investigación de Kaspersky Lab para Latinoamérica recordó que los delincuentes en la región “se han especializado” y ya actúan como “mercenarios cibernéticos” e incluso ofrecen servicios a empresas para afectar a la competencia.

Y si bien ataques como los “phishing”, en los que los usuarios son engañados mediante correos electrónicos o páginas falsas, siguen manteniéndose en primera línea, especialmente en países como Brasil y Ecuador, las firmas de seguridad creen que se irán extendiendo métodos más “sofisticados” importados de otros lugares del mundo como Europa del Este. EFE (I)